Cómo saber la edad de un perro

El estudio de los dientes no siempre es fiable

Una de las mejores formas que tenemos para averiguar la edad de un perro es el estudio de sus dientes, concretamente el desgaste que se produce mecánicamente a lo largo de su vida, pero a partir de una determinada edad no es un método fiable.

Cómo conocer la edad de un perro

Ejemplar joven de pastor alemán, todo potencia y vitalidad.

Sabemos que el cachorro no tiene dientes hasta las dos semanas de edad aproximadamente. Los primeros en aparecer serán los colmillos, primero los de la mandíbula superior y después de la inferior. Entre las tres y cuatro semanas salen los incisivos, primero desordenados, para poco a poco ir nivelándose. Desde esta edad hasta los cuatro meses el cachorro va formando su dentadura completa… de leche. Dependiendo de circunstancias particulares y de la raza, a partir de los cuatro meses se produce el cambio a la dentadura definitiva. Puede ser un proceso largo (más tiempo en razas pequeñas), que incluso puede demorarse en el tiempo hasta el año de edad.

La dentadura definitiva (a partir del año de edad) muestra una forma característica en los incisivos. Presentan tres lóbulos. Los colmillos son afilados y las muelas cortantes (la muela principal es la que aporta mas información).

A partir de los dos años de edad se pueden empezar a apreciar desgastes en esas formas trilobulares. Los incisivos comienzan a perder esa forma de flor de lis (primero los centrales de la mandíbula inferior (en perros más jóvenes dos-tres años), los colmillos también se desgastan y las muelas pierden filo, pero todavía de forma imperceptible.

A partir de los cuatro años, el desgaste es más notorio en la totalidad de incisivos (superiores e inferiores). La dentadura también pierde el color blanco de la juventud, pasando a ser más amarillento. El color de la dentadura dependerá de la alimentación y de la propia química del individuo lo que lo hace muy poco fiable. Hay perros de dos años con dientes amarillos… y de ocho con la dentadura blanca.

Pero, como te puedes imaginar, este desgaste tampoco es en absoluto fiable. Dependerá de factores como la alimentación o las costumbres del perro. El caso extremo es el perro que juega con piedras (es responsabilidad del dueño evitarlo). Puede tener los dientes muy desgastados a edades tempranas, quizás apenas con dos o tres años en casos extremos.

Otras formas de conocer la edad del perro

Por eso, a partir de los tres años de edad, es importante fijarse en otros indicadores, que tampoco son muy precisos, pero que pueden dar datos aproximados:

Actividad. Como regla general, un perro pierde su comportamiento de cachorro a partir de los dos años de edad. Evidentemente no es nada fiable hasta una edad avanzada (digamos que un perro entre tres y ocho años puede mostrar la misma actividad).

Canas en el hocico, o en la cara en general. No suelen salir antes de los seis años de edad. Más frecuentemente a partir de los ocho.

Flacidez. La parte más indicativa de la edad del perro son los belfos (a partir de los ocho años de edad). Aunque depende de cada individuo concreto y su morfología.

Signos óseos degenerativos. Los “picos de loro” en la columna no han acto de presencia antes de los cinco años de edad, con más frecuencia a partir de los ocho. Enfermedades degenerativas como la artrosis también se agudizan con la edad.

Opacidad en los ojos. Las cataratas degenerativas –no congénitas en cuyo caso pueden ser muy precoces– no suelen hacer aparición antes de los ocho o más años de edad.

Evidentemente, todo lo enumerado con anterioridad hace referencia a perros sanos, que envejecen con normalidad. Aunque no conozcamos su edad exacta nunca, se puede precisar bastante más la edad si se conoce el historial veterinario del perro a lo largo del tiempo.

Mascotaclub, red social de mascotas

Escribe tu respuesta

Pienso natural Greenheart

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook