Carta abierta de un perro a su dueño

Los perros nos hablan a su manera…

Soluciones para perros aburridos

Es una metáfora, casi un cuento, pero nos sirve para intentar que se comprenda la complicada vida que sufren muchos perros…

“Querido humano, te voy a explicar 10 cosas que vivimos muchos perros y en las que seguro nos puedes ayudar…”.
1. Los perros no entendemos bien las palabras.  Vosotros los humanos habláis mucho, pero habéis olvidado gran parte del lenguaje gestual que para nosotros es más importante. Por desgracia nuestros ladridos son muy limitados en modulación, pero nuestro cuerpo es muy completo ¡y tenemos cola!

2. Por el mismo motivo no nos entendéis bien. Nosotros usamos mucho la cara (con las orejas, el hocico…), el cuerpo y la cola. Por favor infórmate bien, es fácil, y así comprenderás mejor cuándo una cosa nos gusta, cuándo no, cuándo tenemos miedo o estamos estresados.

3. Enséñame cosas, aunque no sirvan para mucho. Mis ancestros siempre han trabajado con los hombres. En una casa tranquila, confortable y con comida y agua siempre disponible ¡me aburro!

4. Pero háblame en mi idioma. Soy bastante limitado (como tú, no te creas tan superior eh!), así que necesito que me enseñes de forma clara, tranquila, coherente, sin castigarme por fallar. Recuerda que si un perro falla siempre es porque el humano no lo ha hecho bien durante el aprendizaje del comportamiento.

5. Deja que me relacione con otros perros. Me encanta mi familia humana, pero necesito relacionarme con otros de mi especie. No hace falta que sea todos los días, pero un par de veces por semana me gustaría ver perros y hacer cosas de perros.

Los refuerzos para los perros varían, pero hay reglas comunes

6. Quiero hacer cosas de perros. Me gusta pisar charcos, retozar en el barro, roer huesos y oler todo lo que tengo alrededor. Ah, y si soy macho quiero mear el mundo entero. Puedo acostumbrarme a no mear en los coches, pero llévame a algún sitio donde pueda hacer lo que quiera.

7. No me llamo “no”, ni “deja-eso”. Puedo comprender y soportar que me corrijas, pero preferiría que me enseñaras a hacer bien las cosas para que no me tengas que echar la bronca nunca más.

8. Pero hay cosas que no puedo reprimir. Son mis instintos y no puedo controlarlos. Me gusta cazar otros animales, así que si no puedo hacerlo seria mejor que no me llevarás a sitios en los que pueda hacer daño a otros seres vivos. También me gusta comer carroña, y hasta me podría envenenar, ¿por qué no me enseñas a no coger alimentos raros que pueden ser peligrosos?

9. Cuando era pequeño me hacía pis, y cuando sea mayor sucederá lo mismo. Por favor prepara una zona en la que pueda hacerlo, cuídame y no me regañes. No lo hago por fastidiar, simplemente no puedo aguantar.

10. Y cuando llegue mi fin quiero que estés conmigo. Por si no te habías dado cuenta, desde que nací he dependido de los humanos, y toda mi vida he confiado en ti. Acompáñame siempre.

Un comentario en “Carta abierta de un perro a su dueño

  1. Mi perro se llama troky lo tengo que forzar para que salga a la calle y muerde su cadena y luerde toda clase de zapatos incluso le da. Por subirse en la mesa del comedor tiene 4 meses y soy primeriza en tener perro necesito ayuda urgente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook