El collar eléctrico en los perros y sus consecuencias

Collar eléctrico
Vs Refuerzo positivo

Efectividad en el adiestramiento, cortisol, estrés... El collar eléctrico en los perros y sus consecuencias (estudio científico).

El collar eléctrico es habitual en algunos ámbitos como la caza, y también relativamente frecuente en el adiestramiento (comercial o deportivo). Sin embargo, no son pocos los países en los que los collares eléctricos están prohibidos (en España su venta es libre y para su uso no existe ningún requisito).

El collar eléctrico, a examen
En los círculos relacionados con el adiestramiento siempre se da la misma discusión sobre los collares eléctricos: en un extremo las personas que no utilizarían nunca el collar eléctrico por considerarlo un castigo injustificable, y en el otro extremo los partidarios del collar eléctrico como herramienta que -bien utilizada en las manos expertas- resulta muy útil tanto para adiestramiento deportivo como para modificación de conductas. Pero, a la postre, hay que recurrir a la bibliografía científica, como la que reproducimos a continuación

63 perros, en grupos de 21
Este estudio investigó las consecuencias sobre el bienestar de los perros durante el entrenamiento en el campo con dispositivos de accionamiento manual (collares eléctricos). Tras un estudio preliminar en 9 perros, se reclutaron 63 perros de compañía para registrar los posibles problemas relacionados con el uso del collar eléctrico, así fueron asignados a uno de estos tres grupos:
Grupo de Tratamiento A, 21 perros que fueron entrenados por adiestradores con experiencia y certificación en el uso de collares eléctricos.
Grupo B, formado por 21 perros entrenados por los mismos adiestradores, pero sin usar collares eléctricos.
Y Grupo C, formado por miembros de la Asociación de Entrenadores de Perros del Reino Unido con los últimos 21 perros, por supuesto sin utilizar collares eléctricos (solo refuerzo positivo).

Cómo se hizo el estudio
Los perros recibieron dos sesiones de entrenamiento de 15 minutos durante 4-5 días. Las sesiones de entrenamiento fueron registradas en video para un posterior análisis del comportamiento. La saliva y la orina se recogieron para analizar el cortisol durante el período de formación.

Durante los estudios preliminares (9 perros) ya hubo cambios negativos en el comportamiento de los perros durante la aplicación de estímulos eléctricos, y elevados niveles de cortisol después de la estimulación. Estos perros generalmente habían experimentado altos estímulos en cuanto a la intensidad de sus collares eléctricos sin señales previas de alerta durante el entrenamiento.

Por el contrario, en el estudio posterior (63 perros), los entrenadores utilizaron los ajustes más bajos de los collares eléctricos, y siempre con la función de preaviso, y las respuestas en el comportamiento resultaron menos acusadas.

Efectividad en el adiestramiento, cortisol, estrés... El collar eléctrico en los perros y sus consecuencias (estudio científico).

No hay ningún beneficio consistente por entrenar con collares eléctricos, pero sí indicios para preocuparse por el bienestar de los perros

Señales, cortisol, conclusiones…
– Sin embargo, los perros del grupo A pasaron significativamente más tiempo tensos, bostezaban más a menudo y se involucraron menos en la interacción del medio ambiente que los perros del Grupo C.
– No hubo diferencia en los corticosteroides (orina) entre los grupos.
– El cortisol en saliva en los perros del grupo A no fue significativamente diferente de la que en el Grupo B o Grupo C, aunque los perros del Grupo C mostraron medidas más altas que el Grupo B a lo largo de muestreo.
– Después del entrenamiento, el 92% de los propietarios informó mejoras en el comportamiento de su perro, y no hubo diferencias significativas en la eficacia reportado entre los grupos. Los propietarios de perros entrenados con collares eléctricos resultaron menos seguros en la aplicación práctica del adiestramiento recibido. Estos hallazgos sugieren que no hay ningún beneficio consistente por entrenar con collares eléctricos, pero sí indicios para preocuparse por el bienestar de los perros en comparación con el entrenamiento basado en recompensa positiva.

• Más información: Puedes acceder al estudio completo “Las consecuencias sobre el bienestar y la eficacia del entrenamiento de los perros con collares eléctricos, en comparación con el entrenamiento por refuerzo positivo“.

5 comentarios en “El collar eléctrico en los perros y sus consecuencias

  1. Algunas dudas.

    ¿Que se buscaba en el adiestramiento? ¿Obediencia basica? ¿llamada segura?…etc

    ¿Tenian los perros algun tipo de problema? ¿Perros con alta motivacion hostil hacia otros perros? ¿perros con alto instinto de caza que salian disparados a por gatos, por ejemplo?

    ¿Se les puso a prueba a los perros con grandes distractores?

    En el caso de perros con problemas de agresividad ¿Se utilizo para asegurar la llamada? Si se hizo ¿Se inicio la llamada primero en refuerzo positivo y sin distractores para fijar la conducta para dar comprension a lo que se pide y despues se trabajo en refuerzo negativo en collar electrico dandole una clara salida y trabajando a niveles minimos necesarios? ¿Se llego a utilizar como castigo?

    Los perros con alta agresion a otros perros y con una llamada solo creada con refuerzo positivo ¿acudieron siempre?

    Un video de ejemplo. Se habla de llamada segura, y se dice en el video: “Tener un comando seguro de llamada es importante porque nos puede evitar muchos problemas, por ejemplo: podemos preveer una pelea, si nuestro perro acude a la llamada, podemos evitarlo”… tambien dice: “nos da seguridad en nuestro perro”. Tambien se dice que una llamada segura es aquella en la que el perro acude 8 de cada 10. Yo me me pregunto que ocurre en esas dos. Tambien me parece curioso lo que ocurre en el minuto 1:37. Llama a su perro y no viene, dado que otra persona esta jugando con una pelota y para su perra “es su gran motivador, por lo tanto dudo que al llamarla acuda a mi llamada”. Y yo me pregunto, si esa era la llamada segura de la que hablaba al principio del video. ¿Seguro que sera capaz de cortar el inicio de una pelea? ¿Y si el gran motivador del perro es perseguir a un gato? ¿Nos sacamos un gato del zurron?

    https://www.youtube.com/watch?v=YAZVGjt-92I

    Mi ultima pregunta ¿si un buen collar electrico por ejemplo unis 120 niveles? Desde niveles imperceptibles a niveles dolorosos. ¿Puedo graduarlo a un nivel que el perro inicalmente perciba como neutro y asociarlo a algo bueno (premio) y convertirlo en una especie de clicker? Si es asi, ¿no seria una herramienta estupenda para trabajar en positivo con perros sordos?. ¿Si puedo graduar los niveles, seria imposible trabajar a intensidades no mayores que las que se pueden ejercer con un collar fijo?. Si me decis que no, es que no habeis experimentado (con vosotros mismos, no con un perro) con un collar electrico jeje.

    En definitiva. ¿Que es lo que realmente nos da miedo del collar electrico? ¿Sus posibles malos usos? ¿La no existencia de buenos usos? ¿El nombre? Conozco gente que los critica y jamas ha tenido uno en las manos. Tambien conozco perros con lesiones de traquea por tirar con collares fijos anchos y no veo criticas a ese tipo de collar, perros con lesiones por el Halty (rozaduras en el hocico, lesiones en las cervicales de un tiron que dio el perro con el halty puesto). Y me pregunto yo ¿por que muchos perros dejan de tirar con el arnes antitirones? ¿Porque les gusta la sensación de llevarlo puesto y los relaja?. Es cierto, tambien he conocido muchos borricos con collares electricos (muchos). Yo personalmente considero que jamas se ha de castigar con un collar electrico puesto que no le damos salida al perro y no sabemos con que lo puede asociar. Tampoco creo en pegar petardazos con el collar, y quien lo hace es que no tiene ni idea de como se usa. Cuando se usa, en mi opinion, se debe hacer siempre facilitando la salida, y asegurandonos que el perro tiene clarisimo “como salir de esa”, y sobretodo a niveles minimos que el perro sea capaz de gestionar sin problema. Yo personalmente creo que si se puede hacer un buen uso de esa herramienta. Yo mismo he adiestrado un par de perros sordos con un collar electrico y os puedo asegurar que la pulsion para el perro significaba premio y que cuando veia el collar se ponia contento. Tambien he afianzado llamadas (no 8 de cada 10, sino 10 de cada 10) dandole al propietario (bien formado) y a su perro la seguridad de poder ir suelto con un solo objetivo final, no tener que darle al boton. A dia de hoy esos perros van sin collar, sueltos, acuden a la llamada, y ya no se disparan hacia un gato (“su mayor motivador”). Y todo eso habiendo generado un habito de acudir siempre. Lo curioso es que se ha podido fijar aun mas la llamada, pq en esas que no venia, con un buen uso del radio, siempre lo hacia, y cuando llegaba ademas le caia un premio.

    En definitiva, no creo que sea el collar tan fiero como lo pintan en buenas manos.

    Yo personalmente solo lo uso para fijar la llamada segura (pero la de verdad), jamas para castigar conductas, y nunca a niveles altos y siempre ajustandolos a la sensibilidad del perro (y siempre obligando al propietario a ponerselo el primero y saber que lleva su perro) o con perros sordos a modo de clicker. Os puedo decir que han pasado muchos perros por mis manos que venian de trabajos solamente en refuerzo positivo y llevaban un año para fijar la llamada y no lo habian conseguido porque esos individuos tenian un “gran motivador” que era insuperable (es decir, no habia nada que le pudiera dar el dueño que les gustara mas que lo que los lanzaba). A dia de hoy son perros felices, con el collar positivizado (muchos clientes se asombran de que su perro se ponga contento al ponerle el collar) y con una llamada que no falla 2 de cada diez, lo que les da una seguridad de poder llevarlo sueltos que antes no tenian. Y sobretodo con algo curioso, tras fijar el habito durante algun tiempo y terminar siempre la llamada con refuerzo positivo (pero quitandonos el factor “me interesa mas perseguir ese gato”) a los perros se les puede quitar el collar y siguen viniendo. Y que conste. Yo siempre inicio la llamada con refuerzo positivo, y si su gran motivador es compatible con el refuerzo positivo ni me planteo el uso del collar electrico. Lo que tengo claro es que un perro con ciertos problemas de agresividad no me puede fallar 2 de cada 10 veces, un perro que se dispara en caza tampoco.

    Nota: Si a un perro con una supuesta llamada segura contruida con collar electrico hay que darle al boton es que no esta construida, o algo peor, esta mal construida. Cuando con el collar puesto viene durante dos o tres meses a la llamada, contento, y sin darle una sola vez al boton ya podemos hablar de llamada segura. Si un perro viene 8 de cada 10 no tiene llamada segura. Hace poco a una gran amiga adiestradora positivista le demostre que su perro, del que pensaba que tenia una llamada segura, no la tenia. Me basto una lanzar una pelota de tenis.

    Un saludo, y como siempre, un placer leeros

    1. gracias a dios existen todavía adiestradores ke comprenden las circumstáncias de cada perro, sus distintas motivaciones y se dejan de generalizar conductas sin profundizar para abalar la tan de moda corriente positivista. Adiestrar un perro es mucho más que estar siempre premiandole y obviar el mal comportamiento. Así solo se consiguen perpetuar conductas indesadas en determinados perros. Hay que saber ser humilde y reconocer que para lo que algunos sirve para otros no. Yo solo con trabajar con metodos positivistas los tres primeros meses de vida de mi perra el resultado fue problemas de agresividad por protección de recursos. Tube que recurrir finalmente a metodos que combinan el premio con el castigo psra que entendiera que morder al quitarle o tocarle la comida es una conducta indeseada que no se le va a permitir. Ahora puedo ponerle la msno dentro de la boca cuando ha cogido algo y no quiere soltarlo sin temor a que me suelte un mordisco. No hablamos ya de la llamada segura. Mi perra como buena nórdica tiene el instinto de caza o el de si ya te oigo pero ahora no me interesa… pues señores con el collar debidamente utilizado y bajo supervisión de su adiestradora ya no temo que cruce la carreter tras un gato, perro, pájaro, mariposa… o lo que sea y me la aplaste un camión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook