Entrevista con Jaime Vidal “Santi” (Bluenit dogs)

Hay una máxima en la vida que funciona de maravilla en educación canina…: “cuando nada cambia, si yo cambio, todo cambia” Jaime Vidal “Santi” (Bluenitdogs).

Entrevista con Jaime Vidal "Santi" (Bluenit dogs).

Jaime Vidal “Santi” es educador canino y adiestrador profesional de perros especialistas. Imparte cursos para formar adiestradores y guías caninos e imparte conferencias sobre temas relacionados con el perro, ha formado parte del profesorado en varios másters universitarios sobre perros de trabajo y comportamiento canino. Está certificado en Inglaterra para impartir cursos homologados para formar entrenadores de clicker en el sistema CAP.
Especializado en trabajo con perros detectores, ha participado durante años en diferentes trabajos de detección con sus perros o entrenando a otros.
Ha colaborado durante años con veterinarios y asociaciones proteccionistas en la recuperación de perros con problemas de comportamiento, especializándose en la agresividad canina.
Es autor de dos libros éxitos de ventas sobre temas caninos “Colores en el viento” (perros detectores) y “Adiestra a tu perro en positivo”, además de escribir artículos para diferentes revistas especializadas.

1. Empezamos por el final, pero al grano. Tu último libro “Adiestra a tu perro en positivo” te sitúa claramente, pero los partidarios de otros métodos argumentan que el “adiestramiento en positivo” es válido para crear conductas nuevas, pero no sirve para reconducir o corregir conductas indeseables…

Hola a todos. Puedo responderte bajo mi experiencia y mi opinión. Pienso que durante años, la forma de educar/adiestrar y tratar los problemas de comportamiento que los propietarios han utilizado con los perros, en un buen numero ha sido causa de esos problemas, o bien disimularon algunos, para generar de manera inconsciente otros. La educación con métodos punitivos, el aprendizaje por evitación suele generar, en un alto porcentaje, perros más inseguros y estresados. Cuando intento reeducar a perros para mejorar sus problemas, parte importante del tratamiento es reducir estrés, recuperar el vínculo con sus propietarios y que éste se convierta de nuevo en un referente que les ayude a enfrentarse a esos problemas, además de optimizar las rutinas diarias para que vuelvan a ser perros. Todo ello implica un giro radical hacia la educación canina en positivo. Y todos mejoran. Otra cosa sería no entender en realidad qué es la educación canina en positivo. Hay gente que interpreta que esta forma de trabajar es dar salchichas a los perros y premiar. Es mucho más que eso, viene a ser “un cambiar todo lo que está mal en la vida del paciente” para tratar su aspecto emocional, evitando poner al perro en situaciones que no pueda gestionar todavía, y por el aspecto instrumental (aprendido), simplemente atender a lo que nos dice la teoría del aprendizaje; intentar que no ocurran los comportamientos indeseados y -si ocurren en el proceso de extinción- que no puedan salir reforzados. He recuperado cientos de perros, sin utilizar ni siquiera el famoso psstttt o el ¡no! En los últimos años te diría que el 90 % de mis clientes e basan en reeducar y tratar problemas de comportamiento, solo un 10% sería crear conductas nuevas, y mis herramientas no incluyen ningún tipo de corrección ni castigo.
Además, los propietarios no te llaman el primer día que hay un problema. Primero hay un proceso en el que intentan arreglarlo ellos, con métodos basados en correcciones y castigos. A veces durante mucho tiempo. Y cuando estamos en el domicilio y pregunto “¿desde cuándo ocurre?” y me dicen “desde siempre”, en un perro de dos años. Yo les digo… habeís probado la corrección suave, regañar, gritar, incluso algún día os enfadó mucho y le disteis un par de golpes. ¿Funcionó? Tendríais la paciencia de dar un pequeño margen, ¿la décima parte de tiempo que habéís empleado en otras técnicas, para confiar en algo diferente? Hay una máxima en la vida que funciona de maravilla en educación canina… “cuando nada cambia, si yo cambio, todo cambia”.
En mi opinión la educación canina en positivo no sólo funciona para corregir problemas, es el único camino que deberíamos contemplar los humanos, no olvidemos que la mayoría de problemas los generamos nosotros, y encima les castigamos a ellos…

Entrevista con Jaime Vidal "Santi" (Bluenit dogs).2. Parece que el adiestramiento en positivo lleva asociado el clicker, hasta el punto de ser casi sinónimos. Y es cierto que el clicker es una gran herramienta, pero ¿qué sucede cuando no tenemos a mano comida o un clicker, cómo conseguiremos que nuestro perro nos siga haciendo caso?

Perdóname, pero discrepo que el adiestramiento en positivo sea sinónimo de clicker. El clicker es una herramienta mas dentro del adiestramiento en positivo, que considero muy importante, pero hay muchos excelentes adiestradores que trabajan en positivo y no les gusta o no utilizan el clicker. El clicker es una herramienta con un fundamento científico, es un subconjunto del condicionamiento instrumental. Como todo aprendizaje, (aún sin el uso de esta cajita) requiere de un proceso de repeticiones, para asociar y “capturar” el comportamiento que tiene beneficio. Aquí deberíamos aplicar un programa de refuerzo continuo (premiar siempre), para en una segunda fase, cuando el comportamiento ya está capturado, pasar a un programa de refuerzo aleatorio variable (a veces premio, otras no, variando el intervalo de premios). Paralelo a ello, debemos generalizar el comportamiento (nuestro perro aprende a sentarse en lugares libres de distracciones, gradualmente va aprendiendo a hacerlo en cualquier lugar independiente de las distracciones). En muchas ocasiones el problema es pasar de una fase a otra demasiado deprisa, sin haber respetado el tiempo que requiere cada perro. Paradójicamente, los perros cuando empezamos a reforzar de manera variable, si los intervalos son correctos, hacen con más fuerza y mejor lo que les pedimos. También debemos recordar que en la vida diaria hay un montón de premios que no son comida, debemos conocer a nuestro perro, saber qué es una recompensa para él y utilizar como premios el principio de Premack, ello da una fuerza enorme a los comportamientos aprendidos. El clicker no es para estar todo el día colgado de él, es para desarrollar unos planes de trabajo, de unos 15 minutos diarios para enseñar cosas nuevas, o entrenar cosas ya conocidas. Hay un momento en el que las cosas ya aprendidas se integran en la vida diaria por sí mismas. El clicker mejora la relación y el vinculo entre perro y entrenador, mejorando las ganas de cooperación juntos, más allá de la sesión de 15 minutos de trabajo, se establece un relación “diferente”en el resto del día.

“Nunca un objetivo puede anteponerse a que un perro desequilibre su estado emocional en la vida diaria. Para que ello no ocurra, el trabajo debe ser adecuado a cada perro”

3. Pero el clicker no es la “cajita maravillosa que todo lo soluciona”, ¿no estaremos dándole más importancia de la que tiene? También se puede utilizar mal, errores en el timing pueden resultar muy complicados de corregir después… ¿no?

Como toda técnica, mal utilizada puede generar problemas. En el clicker pienso que el principal handicap de un mal uso es que puede ser muy estresante. Mal timing cambia comunicación por confusión, un exceso de tiempo de trabajo puede pasar factura fisiológica… Es muy importante que los adiestradores que lo utilicen sepan hacerlo bien y comuniquen a los propietarios que les guste esta técnica, cómo hacerlo de manera correcta. Hasta el año 2005 yo pensé que sabía utilizarlo. Tuve mucha suerte de reciclar mi formación sobre el tema en Inglaterra, con profesionales como Kay Laurence y Helen Philiphs. Me hicieron ver la importancia de contemplar el estrés en los perros que trabajan con clicker, a entender cómo diseñar buenos planes de trabajo y a valorar el buen trabajo de un adiestrador cuando el perro está en su día a día. Nunca un objetivo puede anteponerse a que un perro desequilibre su estado emocional en la vida diaria. Para que ello no ocurra, el trabajo debe ser adecuado a cada perro. Con unas nociones básicas y planes de trabajo adecuados, los beneficios del clicker son enormes. Hay que darle la importancia justa, no es una herramienta imprescindible, pero sí muy recomendada. ¡Y no debemos pensar que entrenar con un clicker es estar todo el día clickando!

4. Un argumento a favor de la utilización del clicker es que nos permite marcar a la perfección la acción deseada, sin la variación propia de la voz “¡muy bieeen!”,“¡buen chico!”… Pero ¿no sería mejor aprovechar esas variaciones en nuestra comunicación con el perro –más o menos efusividad por nuestra parte– a modo de refuerzo variable, y así evitar que se mecanicen las respuestas –bien hecho-clik-premio…–?

Particularmente soy un enamorado de la comunicación humano-perro. Me gusta mucho trabajar sin clicker. Los perros de búsqueda los entreno sin clicker, y con particulares, exceptuando en los cursos, no suelo introducir clicker, salvo algún propietario muy concreto. Pero no olvidemos un par de detalles importantes. Para trabajar obediencia avanzada o habilidades caninas, creo que el clicker facilita enormemente el trabajo, no sabría conseguir algunas cosas concretas sin el uso de la “cajita” y por último, no todo el mundo tiene la misma capacidad de comunicar de manera correcta, no modula bien la voz, o con frecuencia se deja llevar por la frustración de que algo no salga y utiliza la voz para comunicar castigo (lo cual convierte el trabajo en desagradable y peligroso), o su voz excita demasiado a su perro cuando le recompensa. En todos esos casos, el clicker da un mensaje mas claro y conciso, y eso es una gran ventaja. No demasiada gente sabe “hablar”(entiéndase uso correcto de la voz) bien con un perro.

5. Dejando aparte tu trabajo preventivo en cursos de formación, lo cierto es que somos muy dados a buscar soluciones sólo cuando nos encontramos con problemas ya instaurados… ¿Cuáles son los problemas con los que reclaman tus servicios de adiestramiento con más frecuencia?

Comportamientos agresivos (hacia perros o personas), ladridos excesivos, conductas destructivas, conducta higiénica equivocada y miedos.
Últimamente mucha gente me está llamando como asesoramiento para actuar bien con cachorros desde el primer día. Esto me alegra muchísimo, la mejor solución a un problema es poner medios para que nunca ocurra…

Entrevista con Jaime Vidal "Santi" (Bluenit dogs).

“Desde que hace ya bastantes años dejé de pensar y preocuparme de la dominancia, a los perros que trato tampoco les preocupa”

6. Se utilizan con mucha frecuencia términos como dominancia, socialización, liderazgo, jerarquías… Pero según tu experiencia, ¿cuáles son las causas que subyacen en la mayoría de los problemas de comportamiento canino?

De los términos que describes, descartaría todos menos el de socialización. Una socialización incorrecta puede ser causa de muchos problemas. Desde que hace ya bastantes años dejé de pensar y preocuparme de la dominancia, a los perros que trato tampoco les preocupa.
Sin duda, la causa principal de los problemas de comportamiento, o una de las causas de agravarlos, es el estrés. El estrés afecta a la obediencia, al aprendizaje, a la concentración y por supuesto acentúa todos los estados emocionales, interviniendo en los comportamientos agresivos, en los miedos, en la hiperactividad, en la famosa ansiedad por separación.. Muchos de los perros que trato, simplemente reduciendo estrés eliminan el problema, o dejan una buena base para aplicar otras técnicas para intentar acabar de solucionar, como por ejemplo la desensibilización sistemática o el contracondicionamiento.

7. Y profundizando en la pregunta anterior ¿cuáles son los errores más habituales entre los dueños de perros? ¿En qué fallamos?

Me gusta más hablar de “qué podemos hacer de otra forma”, en lugar de decir “errores o fallar”. Siempre los propietarios intentan hacer las cosas lo mejor que saben para ayudar a los perros. Y en ocasiones las cosas hechas de otra forma hubieran evitado problemas. Una cosa que deberíamos hacer de otra manera es revisar todo el modelo educativo de nuestros perros. Corregimos demasiado, exigimos mucho, casi nunca la exigencia va acorde con la edad o capacidad de los perros (¡un cachorro o un perro joven no se puede comportar como un perro de tres años!), añadimos un exceso de todo (caricias, órdenes, actividad, correcciones, juegos, ejercicio), pensamos mucho en nosotros y lo que nos gusta o necesitamos de un perro, y muy poco en lo que le gusta a un perro de nosotros y lo que él necesita. Por suerte los perros son geniales, y tanto es su afán de convivir con nosotros, que muchos aprenden a gestionar el estrés que les generamos. Por desgracia no todos lo gestionan igual de bien. Esa minoría son los que tienen problemas de comportamiento, o los que sus propietarios llegan a ser conscientes de ello.

8. ¿Cuáles son los casos más difíciles con los que te has encontrado, los que más trabajo y tiempo te han exigido hasta conseguir resultados?

No siempre los casos aparentemente más difíciles son los que más tiempo necesitaron. Trabajo en equipo con los propietarios y el éxito depende muchas veces de si conseguí transmitirles la raíz del problema de manera que pudieron comprenderla, para desarrollar ellos la verdadera recuperación de los problemas, que llega en el día a día. Mi media de sesiones es muy baja, pero son sesiones muy didácticas, de una a tres, con seguimientos telefónicos. Recuerdo varios casos muy complejos. Uno de ellos, Nerón, un bulldog americano con un problema de agresión severa a seis personas, todo indicaba que tenía un muy mal pronostico ¡y sorprendentemente en un mes se recupero! Butch un pobre mastín napolitano, con una vida de mierda y un historial de agresiones importantes a personas. Costo varios meses pero se consiguió, además un propietario normal que le adoptó. Cuando descubrió que los humanos merecemos la pena y por fin tenia una vida digna, falleció de una torsión de estomago. Sólo pudo ser feliz unos meses… En algún otro perro necesitamos un año y muchas sesiones. Pero es injusto decir que fuimos Montse o yo quien nos esforzamos. De verdad los méritos son de los dueños que apuestan, trabajan cada día con sus perros confiando en una manera de trabajar.

Entrevista con Jaime Vidal "Santi" (Bluenit dogs).

“No estoy en contra de la cría y venta, me gustan mucho algunas razas, pero indudablemente la prioridad debería ser que primero vaciemos las jaulas. Todos deberíamos adoptar como mínimo un perro”

9 Colaboras habitualmente con asociaciones protectoras, así que nos podrás aportar luz sobre dos tópicos que hemos escuchado en infinidad de ocasiones. “Los perros adoptados dan más problemas, sobre todo de agresividad…”, y “los perros adoptados son mucho más agradecidos”. En realidad ¿existe una mayor incidencia de problemas de comportamiento en los perros provenientes de protectoras?

Pudiera ser que los perros adoptados al principio de llegar a un nuevo hogar tengan algún problemilla. Sobretodo con la conducta higiénica, y mucha predisposición a la ansiedad por separación. Exceptuando casos muy esporádicos, en la mayoría de adopciones, con unos consejos correctos a los adoptantes enfocados a minimizar el estrés, los problemas se diluyen en poco tiempo. Soy muy partidario de la adopción. Todos los que aman a los perros, seguro que casi todos los lectores de doogweb lo son, deberíamos hacer un esfuerzo en difundir la adopción, debemos acabar con el abandono y vaciar las perreras. No olvidemos que muchos perros que están en perreras fueron perros comprados y abandonados por tener problemas. Si hacemos bien las cosas, tendrán menos problemas tanto perros adoptados como comprados.
No estoy en contra de la cría y venta, me gustan mucho algunas razas, pero indudablemente la prioridad debería ser que primero vaciemos las jaulas. Todos deberíamos adoptar como mínimo un perro. Cuatro de mis siete perros son adoptados. Son igual de listos, agradecidos, compañeros, amigos y pedazos de mi vida todos. Y todos trabajan además de ser perros de compañía, en trabajos de responsabilidad.

10. Muchas gracias por tu tiempo Jaime, ¿deseas añadir algo que nos hayamos pasado por alto y consideres importante?

Agradecer vuestro excelente trabajo de difusión de diferentes contenidos relacionados con los perros y aprovechar para desearos a todos los lectores un gran 2011, lleno de deseos cumplidos. ¡Ah! y llámame “Santi” (aunque mi nombre sea Jaime).

5 comentarios en “Entrevista con Jaime Vidal “Santi” (Bluenit dogs)

  1. Enhorabuena por esta gran entrevista. Particularmente me ha encantado. Da gusto leer a gente con la formación que tiene Santi (me he pasado por la web).

    1. Exacto kuno, el conjunto conocimiento-saber hacer-saber comunicar que se transmite en las líneas de esta entrevista es un auténtico lujo para cualquier aficionado o apasionado por los perros.:)

  2. Asistí a un seminario que impartió sobre agresividad y fue una gozada. A los asistentes nos hizo ver lo equivocado que es el tópico de que los positivistas son hippies y salchicheros. He oído en varias ocasiones a adiestradores tradicionales o intermedios (ni tradicionales ni positivistas) decir que para perros con un nivel de agresividad muy alto el positivismo no es efectivo. Están muy equivocados, un adiestrador como Santi es una prueba de ello.

  3. Es la segunda vez que visito “doogweb” (aprovecho para felicitaros por la página) y me queda mucha información por ver, pero la entrevista con “Santi” me ha llegado a emocionar por su gran sabiduría. Tengo dos perros adoptados, con conductas problemáticas, y entiendo lo importante que es tener una actitud positiva con ellos, para su correcta socialización, siempre desde la base del respeto y amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook