El movimiento en el perro

Documento pdf gratis “Análisis científico del movimiento del perro”, de la Universidad de México

Documento pdf gratis “Análisis científico del movimiento del perro”

En las exposiciones es frecuente observar a los aficionados admirando el trote de los perros. “Qué movimiento más bonito…” es una frase que se escucha a menudo, pero detrás de esa belleza, de esa armonía que hasta la persona más inexperta es capaz de apreciar, encontramos la cinemática del movimiento canino y, en definitiva, la eficiencia para propulsar al perro en cualquiera de sus movimientos: paso, trote, galope y ambladura (mueven a un tiempo la mano y el pie del mismo lado).

En cada uno de esos movimientos entran en juego músculos y esqueleto, y de la correcta conformación de ambos dependerá que el movimiento sea útil, desplazando el cuerpo del animal con el menor consumo de energía posible.

Diferencias según razas

Las razas actuales son el resultado de años y años (siglos) de selección humana para una determinada función. Algunas de esas razas se han desarrollado para una función concreta (por ejemplo el bloodhound para ser el mejor olfato del mundo) sin prestar demasiada atención a sus cualidades locomotoras para la carrera (se olfatea despacio ¿no?), pero otras muchas han dependido de sus músculos y esqueletos para sobrevivir: perros de tiro (husky, malamute…) o galgos, son dos ejemplos que, por extremos, quedan perfectamente claros: los primeros son perros con una estructura musculoesquelética perfecta paras trotar horas y horas, con angulaciones preparadas para arrastrar, traccionar (sobresale la fuerza y resistencia)… los segundos, con sus livianos cuerpos no podrían arrastrar nada por una pura cuestión de física… lo suyo es el sprint, la aceleración fulgurante y los cambios de dirección instantáneos para poder capturar una liebre en terreno abierto (prima la velocidad). Aunque los perros de tipo spitz se consideran primitivos, cercanos a lo que debieron ser los primeros perros familiaris, son, en definitiva, adaptaciones evolutivas (provocadas) para cumplir a la perfección con la función para la que se criaron, lo mismo que los galgos, los perros de pastor (visuales), los de caza, los de guarda… Y dentro de cada distinción, nos encontramos con especializaciones aún más extremas, como las razas específicas para caza (rastro, cobro, agarre…). En la inmensa mayoría de ellas el movimiento es parte de esa evolución, y ese movimiento se consigue gracias a una correcta estructura (esqueleto) y una perfecta combinación de fibras lentas, intermedias y rápidas en sus músculos.

Armonía en el movimiento del perro

Volviendo al principio de estas líneas, el movimiento armónico, correcto… es agradable a la vista. Resulta curiosos, es como la proporción áurea, hasta la persona más ignorante en el mundo canino es capaz de diferenciar un perro con un movimiento correcto de otro que no lo es. Y ese movimiento depende a su vez de la perfecta formación física de ese perro, no es un capricho ni un truco. Un perro que se “mueve bien” es un perro con una buena conformación musculoesquelética, así de simple. Uno que se “mueve mal”, salvo enfermedad lógicamente, presenta algún defecto físico que afecta a ese movimiento: puede ser un problema en los pies, o de proporciones, o tal vez saque los codos, o tenga el pecho ancho o estrecho… En cualquier caso hay algo que no engrana a la perfección en la máquina perfecta de movimiento que es un perro.

Análisis del movimiento del perro

Y de esto trata precisamente el documento que proponemos hoy. Desde la Universidad de México, han realizado un estudio sobre el movimiento canino que resulta igual de útil al aficionado a la belleza que al de trabajo. En él se analizan los diferentes movimientos del perro, por qué se producen, cuáles son efectivos (correctos) y cuáles no (defectuosos), y si es el último caso, en qué consisten esos defectos, dónde se localizan y qué fallos producen en el movimiento del perro. Además, está profusamente ilustrado y emplea un lenguaje perfectamente entendible. Muy recomendable para todo el que desee conocer por qué el movimiento de un buen perro es “bonito”… O a lo mejor es justo lo contrario, un buen perro –sin defectos óseos ni musculares– tiene un movimiento correcto, efectivo, que cumple con su propósito de desplazamiento y, además, es agradable a la vista.

Más información: Descarga el documento “Análisis científico del movimiento del perro”. * Actualizado, el documento ya no está disponible, alternativa aquí *

Un comentario en “El movimiento en el perro

  1. Muy bueno, interesante y esclarecedor. Ya sé porque os llamais dOOgweb,¡porque sois como gOOgle!, no sé de dónde sacáis las cosas, pero esto es una mina!!! Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook