Los perros no siempre son animales de manada

La adaptabilidad es la clave de la supervivencia

Hace tiempo que se critican los antiguos estudios que asemejaban el comportamiento de los perros al de los lobos, formando grupos organizados en torno a un individuo líder -dominante- que se denominó «alfa». Los estudios preliminares realizados sobre lobos (en los que se inspiraron las teorías aplicadas a los perros posteriormente), tenían serios problemas para ser válidos, incluso uno de sus autores David L. Mech -años después-  comenta cómo y por qué se llego al error de aquellas conclusiones, que se publicaron en 1970, en este conocido vídeo.

Si lo prefieres «por escrito», puedes descargar (está en castellano) este documento de wolf.org, en el que se detalla perfectamente como se estudió el sistema de jerarquías entre los lobos, y las diferentes interacciones dominante/sumiso (muy recomendable para profundizar en estos conceptos de «manada», «lobo alfa», «dominancia» y «sumisión»).

Sin embargo, controversias aparte acerca del concepto «perro alfa» o «lobo alfa», parece admitido que esa organización jerárquica formando «manadas» tiene mucha importancia en la integración del perro en entornos humanos. Al fin y al cabo, si nosotros entendemos a nuestros perros como «uno de los nuestros», tampoco es nada raro que ellos de alguna forma piensen en nosotros como «uno de los suyos». Pero los estudios sobre perros domésticos son escasos, y en el caso de perros salvajes -también escasos- son además complejos, y -en ocasiones- sólo vienen a aportar nueva confusión al debate.

Los perros vagabundos de Bengala
Uno de esos últimos estudios se ha realizado por el Instituto Indio de Ciencias de la Educación e Investigación sobre perros vagabundos en Nueva Delhi (India) y ha llegado a unas primeras conclusiones: Aunque los perros son gregarios, han abandonado la caza cooperativa (en grupo) y dado que el sustento habitual en su ambiente es basura-carroña, se han adaptado a su búsqueda en solitario. Esos mismos perros siguen formando grupos, por ejemplo, para defender sus territorios, pero se han adaptado a buscar alimento de forma individual. El estudio llega a poner un ejemplo claro de adaptabilidad en la búsqueda de la máxima eficiencia: si un grupo de varios perros se acerca a un humano a «mendigar» comida, lo más probable es que no tenga éxito, pero si es un perro solitario las probabilidades de conseguir algo se multiplican.

En este momento consideran que la muestra no es lo suficientemente amplia como para llegar a conclusiones definitivas, pero no parece aventurado pensar en que los perros son -ante todo- animales con una capacidad de adaptación asombrosa, y si tienen más éxito en su búsqueda de recursos de forma colectiva, es completamente lógico que abandonen el grupo para hacerlo.

Más información (sobre el estudio indio): Calcutta Telegraph.

MascotaClub, red social de mascotas.

Un comentario en “Los perros no siempre son animales de manada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook