Perros, petardos y Nochevieja… mala combinación

5 +1 ideas para luchar (con éxito) contra el miedo a los petardos en los perros

Perros, petardos y Nochevieja... mala combinación.

Hace unos días vimos una noticia en la que se mencionaban unas cifras terroríficas. Cada año, en Italia, mueren por efecto directo de la pirotecnia alrededor de 5.000 animales domésticos. De ellos, alrededor de 1.500 son perros o gatos. En España no existen cifras contrastadas, pero no tiene por qué ser diferente (e incluso superior, pues existe una mayor tradición pirotécnica en nuestro país). Muchos de esos animales mueren literalmente de miedo, otros pueden llegar a entrar en pánico y saltar por la ventana, o perderse en una huida sin fin y acabar bajo las ruedas de un coche.

En artículos anteriores hemos comentado el empleo de técnicas de contracondicionamiento para superar miedos, o cómo se llevan a cabo la habituación y desensibilización para eliminar fobias ya instauradas. Sin embargo, si nuestro perro padece acustofobia, no hay tiempo para nada: sólo quedan horas. Ya no es momento de prevenir, sino de actuar y solucionar.

1. Todos los perros deben tener un lugar en el que sentirse seguros en casa. Los transportines de viaje son un buen ejemplo de ello (es un habitáculo pequeño, con techo -muy importante-, conocido…). Muchos perros se sienten más cómodos en el baño, precisamente por ser la estancia más pequeña de la casa.

2. Afortunadamente, la gran explosión sabemos cuándo se va a producir, así que podemos «disimularla» subiendo el volumen de la televisión o la música (esta noche se tolera todo, tranquil@ no se quejaran los vecinos), cerrando ventanas, evitando las habitaciones más expuestas al ruido…

3. Ante un perro nervioso… lo ignoramos. Es muy importante evitar la excitabilidad en el ambiente. Voz tranquila, gestos lentos y medidos. En un ambiente alterado (gritos, regañinas, voces fuertes) es mucho más probable encontrar perros con problemas, e incluso realmente  desequilibrados.

4. DAP, la Feromona Apaciguante Canina, que promete solucionar problemas de miedo emulando las feromonas que segrega la madre para evitar que los cachorros sufran situaciones de estrés innecesario. También existe en formato collar DAP para perros. No hacen milagros, y su utilización debe estar supervisada por el veterinario.

5. No somos nada amigos de abusar de los medicamentos, pero esto es sin duda una causa justificada. En casos serios, cuando el nerviosismo alcanza niveles de pánico, es una buena idea recurrir a tranquilizantes (similares a los que se emplean para los viajes). Nuestro veterinario de confianza nos recetará el producto exacto y la dosificación que conviene a nuestro perro. Nunca medicaremos por nuestra cuenta.

Y… Últimamente se están aplicando con éxito soluciones «alternativas» basadas en masajes tranquilizantes (se comienza en la cabeza -detrás de las orejas- y se baja por el cuerpo con movimientos circulares y suaves, hasta la base de la cola. Y lo mismo sucede con las terapias florales (Flores de Bach aplicada a perros), concretamente en este caso que nos ocupa, se utiliza el aspen (álamo temblón).

Y una vez pasada la Nochevieja… tenemos un año entero por delante para hacer las cosas bien (ojo, que en junio llega la noche de San Juan y de nuevo los petardos) para comenzar un programa de desensibilización y evitar problemas en el futuro.

8 comentarios en “Perros, petardos y Nochevieja… mala combinación

  1. No sabemos divertirnos si no es haciendo mucho ruido:

    – Llega Navidad: a tirar petardos.
    – Gana «nuestro» equipo de fúbtol/baloncesto un torneo: a pitar como locos por las calles, a tirar cohetes y petardos, a gritar como locos…
    – Fiestas patronales en nuestro pueblo: petardos, gritos, carpas con la música ALTÍSIMA hasta las 8 de la mañana…
    – Nos vamos a una discoteca/pub: cuanto más alto esté la música mejor.
    – Etc.

    Y nosotros somos los seres racionales. Lo siento, pero yo me perdí. Que forma más estúpida de divertirnos.

    PD/ Que nadie se sienta ofendido.

  2. Hola,

    Me parecen buenas ideas (excepto las flores de bach…).

    Por aportar alguna idea más sugeriría el uso de chalecos anti estrés como el anxiety wrap o el Thundershirt, pero siempre como una medida complementaria más.

    Si no os importa os dejo un enlace explicando un poco más el funcionamiento de uno de estos chalecos:
    http://bit.ly/efNbDZ

    El problema de este tipo de fobias es que a la hora de tratarlas es muy difícil de controlar la intensidad del estímulo (sobre todo en el caso de las tormentas).

    1. Y a mi que las Flores de Bach me parecen la alternativa más fiable a cualquier medicamento u hormona sintética.
      Utilizo flores de Bach con animales desde hace años y siempre me han ido realmente bien.

  3. hola Jorge, si no te importa me gustaria saber porque dices que no a las Flores de Bach, yo como terapeuta floral y educadora canina te puedo asegurar que funcionan muy bien, siempre que la formula sea la correcta.
    gracias.
    eli.

    1. Hola Elisabeth, la homeopatía (la cual incluye a las llamadas «flores de Bach») no ha demostrado su eficacia científica en estudios a doble ciego. Su mecanismo de acción va en contra de la lógica y todo lo conocido acerca de las leyes de la física y la química (como la Constante de Avogadro), y la percepción que se pueda tener sobre su éxito es solo resultado del efecto placebo hasta que se demuestre lo contrario más allá de opiniones, experiencias y valoraciones personales.
      http://queeslahomeopatia.com

  4. Hay algo de lo que no se habla nunca, y me parece lo más sencillo y a mano de todo el mundo, la desensibilización por condicionamiento positivo. Basicamente se trata de premiar al perro cada vez que suene un petardo o trueno.
    Hay que saber como… entre el ruido y la reacción negativa del perro pasa aproximadamente medio segundo, hay que ser ávidos y espabilados para premiar al perro justo antes de que tenga la reacción negativa. Esto parece difícil, pero no lo es:
    Ejmp: Siéntate en el suelo con el perro, en el balcón, azotea o puerta de tu casa, un día en el que sepas que van a sonar petardos o voladores (san juan, navidad, fin de año, un barça-madrid) y mantén tu mano derecha cargada de apetecibles premios para tu perro, con la mano izquierda agarras su collar, y mantén la concentración, en cuanto suene la primera explosión ponte en modo trabajo (no premies la primera vez a no ser que estes muy seguro de que no vas a hacerlo fuera de tiempo). Una vez que comiencen a sonar petardos o voladores comienza a premiar el sonido de la explosión (como de hacer la carga de un clicker se tratase). 3 o 4 sesiones son suficientes para que el perro se vea notablemente más tranquilo.
    Ojo, cuidado con Fin de año y la locura de explosiones, no hagas experimentos esa noche porque de seguro que el perro se va a saturar con facilidad. Esa noche proporcionale un refugio en casa y ten paciencia.

    Una vez veas al perro notablemente más tranquilo frente a las «explosiones», puedes ir introduciendo actividades muy motivantes mientras de fondo suenan petardos (esos 15 días navideños que no pasan 20 segundos sin escucharse una explosión, son perfectos para estas actividades). Como jugar con otros perros, con pelotas, cuerdas, correr…. lo que más le guste al animal.

    He utilizado este método con 7 perros, 3 de ellos míos, y me ha ido de lujo. Si es cierto que a alguno, durante estas fechas navideñas he tenido que volver a hacérselo, pero imagino que ya sea cuestión de la capacidad de retener del individuo. Por ahora sin problemas, ni pegas.

    Soy consciente de que me explico como un libro roto, no obstante espero que les sirva de algo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook