La exigencia en el adiestramiento canino

Prisas, siempre las prisas…

La exigencia en el adiestramiento canino.

Continuamente nos llegan a doogweb consultas sobre supuestos fracasos perrunos durante las diferentes fases del adiestramiento. Por lo general son perros que alcanzan un aceptable nivel de educación, pero que no evolucionan o, peor aún, «des-aprenden» al alcanzar un cierto nivel. ¿Qué es lo que falla?

Si pensabas que tu perro es tonto y no entiende nada… puede que sea así, no todos los perros tienen la misma capacidad de aprendizaje. Seguramente 1 de cada 1.000 sea «cortito» (es mucho más frecuente que no estemos a su altura y se produzca una exploración de límites, ¡que el perro esté buscando hasta dónde llegamos nosotros y si lo que le proponemos es lo suficientemente interesante!), pero como lo normal es que estemos hablando de los otros 999 casos por mil, nos centraremos en los errores humanos. Se podría resumir en que solemos pecar de exceso de exigencia. Todos queremos un perro perfecto, mejor si nos hace un fuss-lapa al trote que si sólo es andando, que aguante un «quieto» durante muchos minutos, que «lea» nuestros gestos en milésimas de segundo, que… Tal vez parte de la responsabilidad de esta exigencia sin control la tengamos todos. En la Red abundan los vídeos de OCI con perros robotizados, y lo mismo sucede en otras disciplinas deportivas (Mondio, trabajo…). ¿Por qué nuestros perro no pueden hacer lo mismo si nos hemos leído un par de libros, visitado unas cuantas webs y visto YouTube entero?

Conscientes de nuestros límites
Pero antes de nada deberíamos ser honestos con nosotros mismos y nuestros propios límites. ¿Hasta dónde llegan nuestros conocimientos en realidad? ¿Los aplicamos bien? ¿Empleamos las rutinas correctas? ¿Entrenamos el tiempo suficiente? ¿Utilizamos las técnicas adecuadas? Una vez que hayamos respondido a estas preguntas llega el momento de dudar de la capacidad del perro (que casi con total seguridad es superior a la que podemos manejar de forma eficiente) pero no antes. Esos perros de los vídeos que comentamos han entrenado durante años, y además los han manejado guías expertos con unos planes de entrenamiento similares a  los de los deportistas de elite.

¿Olvidas premiar y sólo corriges? Entonces deberías replantearte cómo se deben hacer las cosas

¿Qué es la exigencia en el adiestramiento?
La exigencia en sí misma es positiva, da igual que se trate de perros o de nosotros mismos, gracias a esa búsqueda por mejorar conseguimos superarnos. Pero sobrepasar la barrera del exceso es fácil, dando al traste con todas las aspiraciones. En el caso del adiestramiento canino, el exceso de exigencia se identifica con correcciones continuas, castigos, frustración… ¿Olvidas premiar y sólo corriges? Entonces deberías replantearte cómo se deben hacer las cosas. No importa si lo que buscamos es acelerar los procesos de aprendizaje sin haber consolidad lo anterior, si el perro no ha generalizado los comportamiento o si la técnica y los tiempos no son correctos, el resultado es idéntico: El perro que hasta ese momento avanzaba, vuelve atrás, se desorienta, el estrés empieza a sobrepasar los límites y el aprendizaje en sí mismo se convierte en algo desagradable. Es una espiral muy perjudicial y peligrosa, en la que el perro llega a evitar aprender, o mejor dicho, sí que ha aprendido algo: que el adiestramiento es desagradable, es algo que hay que evitar porque el que él entendía como compañero es en realidad un jefe déspota e irascible al que no es posible contentar nunca.

Los 5 errores más comunes y sus soluciones
1. Pasar de una fase o ejercicio a otro sin haber «cerrado el anterior». Todo tiene sus tiempos, su proceso y su encadenamiento.
2. Trabajar varios ejercicios simultáneamente. Sólo en perros «avanzados» podemos establecer cadenas de comportamientos, no antes.
3. Demasiado tiempo de entrenamiento, sesiones largas. No aburras… siempre hay que terminar con ganas de más. Unos minutos al día son suficientes.
4. Corregir lo mal hecho, no reforzar lo bien hecho. ¿No es mejor crear que destruir? Entonces creemos buenos comportamientos (reforzando) y obviemos los malos (castigo negativo).
5. Fallos en la motivación del perro. Que pueden producirse por todo lo anterior.

Entonces ¿Bajamos la exigencia?
No es eso… Se trata de aplicar la exigencia exacta, medir el nivel de «presión» para que el aprendizaje del perro sea placentero, para no destruir su motivación, que el estrés no mine su capacidad de procesar la información que le transmitimos y que evolucione disfrutando… ¿No sabemos medir ese «punto de exigencia durante el adiestramiento»? Entonces la respuesta es sencilla: ante la duda siempre es mejor quedarse a bastante distancia de esa exigencia recomendable, que sobrepasarla lo más mínimo. ¿Recuerdas aquella frase… «vísteme despacio que tengo prisa»?

También te puede interesar:
%RELATEDPOSTS%

6 comentarios en “La exigencia en el adiestramiento canino

  1. Sigo la página casi todos los días pero nunca he escrito. Ahora sí porque este tema me preocupa mucho. Es mas, me permito recalcar que todos los parques tienen un pseudoadiestrador que somete a los perros a situaciones absurdas, que no respeta el timing ni la secuencia correcta y que se harta de decir que el problema es el perro.
    Señores, a cada cosa su tiempo!!!! Enhorabuena por la página. Lola.

  2. En parte coincido contigo Olala o Lola y en parte no. Los seudoadiestradores no están solamente en los parques, también están en la televisión. Incluso algunos como Nacho Sierra trata de colarse en los programas rosas del corazón. El perro no es ahora más problemático que hace 20 años, lo que pasa es que ahora hay mucho interesado en vivir a su costa y por eso andan tantos adiestradores inventado problemáticas y tratando de que los propietarios vean conductas indebidas donde solo hay conductas caninas.

    Y esta pagina tiene cosas muy buenas y cosas malísimas, como este seudoartículo donde no se dice nada y parece que se dicen cosas. Es ELEMENTAL, bajo presión nadie, perros o personas, responde bien.
    Saludos Ricardo, uno que no adiestra a sus perros y sin embargo los tiene educados

  3. Pesudoadiestradores hay en todas partes y en la tele donde mas. Tu opinión es respetable y este artículo elemental sí dice cosas si sabes leerlas. Una de las cosas que dice es precisamente que el adiestramiento es el culpable de algunos problemas porque no se respetan los tiempos. Pero para eso hay que leerlo con un poco de atención. Y lamento contradecirte pero hay muchos más problemas con los perros que hace 20 años, muchos mas, aunque tamnbien hay muchos mas queriendo sacar tajada de ello. Yo intento formarme con buenos adiestradores, con etólogos y con toda la informacion que puedo y tengo 3 perros educados y adiestrados. 🙂 🙂 🙂 En fin que para gustos los colores.
    Saludos.

  4. Ricardo…cuanto listo hay suelto. Seguro que eres de los que piensan que toda la vida ha habido niños y no hay que escolarizarlos, porque son cosas de niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook