Perros detectores pueden estar condicionados por los guías

Nuevos hallazgos sobre la capacidad cognitiva de los perros

Los perros detectores pueden estar condicionados por los guías.El estudio, publicado en la edición de enero de la revista Animal Cognition, ha encontrado errores en los perros cuando los guías tenían ideas preconcebidas erróneas, lo que demuestra que los animales se veían influenciados por el estado de ánimo de su compañero humano, o mejor dicho: por sus señales involuntarias. El perro interpreta el lenguaje corporal del guía.

«No se trata sólo de la sensibilidad de la nariz de un perro o lo bien que está entrenado. Hay factores cognitivos que afectan a la interacción entre un perro y un guía que pueden afectar a su vez al rendimiento del perro«, afirma Lisa Liras, del Departamento de Neurología y autora principal del estudio. «Esto podría ser tan importante -o más incluso- que la sensibilidad del olfato».

Para evaluar los efectos de las ideas preconcebidas y expectativas de los guías en el rendimiento de la detección por parte de los perros, los investigadores reclutaron a 18 equipos de perros de detección. Todos los equipos fueron certificados, ya sea para detección de drogas, detección de explosivos, o ambos (detección de drogas y explosivos).

Acerca de los perros elegidos
Los perros fueron entrenados para todas las alertas de forma pasiva en el lugar del olor con «sentado» o «tumbado»; alertar de forma activa con ladridos, o ambas acciones. El equipo incluyó a 14 perros machos y 4 hembras, incluyendo labradores, belga malinois, pastor alemán y perros pastores. El nivel de experiencia de los perros varió de dos a siete años. Sus compañeros humanos tenían hasta 18 años de experiencia en el manejo de perros.

Un lugar neutro
El lugar elegido para el estudio fue una iglesia -seleccionada porque era poco probable que hubiera contenido explosivos o drogas en el pasado- en la que ni los perros ni los guías habían estado antes. Los investigadores crearon cuatro habitaciones separadas para los perros para ser examinadas.

A los guías se les dijo que podría haber hasta tres olores identificables en cada habitación, y que un pedazo de papel rojo en dos de las habitaciones identificaría la ubicación de la esencia de destino. Sin embargo, no había olores de destino -explosivos o drogas- colocados en todas las habitaciones.

Es importante destacar la sensibilidad de los perros a las señales sociales, como sugiere este estudio

Cada habitación representa una condición diferente experimental o escenario:

Había una habitación en la que el perro no hizo nada, sólo entró y salió; En una habitación había pegado uno de los trozos de papel rojo; Habían puesto olores del objetivo, dos salchichas dos y dos pelotas de tenis ocultas fuera de la vista en una de las habitaciones; Y un trozo de papel rojo en el lugar de olores trampa, dos salchichas y dos pelotas de tenis en el último cuarto.

Los equipos en acción
Los equipos de detección llevaron a cabo dos búsquedas independientes de cinco minutos en cada habitación. Cuando los guías creían que sus perros habían marcado un aroma de destino, un observador registraba el lugar indicado por los guías. Las órdenes de búsqueda se vieron compensadas entre sí, es decir, todos los equipos buscaron en todas las habitaciones en un orden diferente.

A pesar de que debería haber habido alertas en cualquiera de las habitaciones, había alertas en todas las habitaciones. Por otra parte, hubo más alertas en los lugares indicados por el papel rojo que en cualquiera de los lugares que contenían sólo los olores de engaño o en cualquier otra localidad.

¿Quién detecta que?
Eso es significativo porque había más alertas sobre los lugares de destino indicado por sugerencia de los humanos -el papel rojo- que en los lugares de mayor interés para el perro -salchichas ocultas y pelotas de tenis-. También se alertó sobre una amplia variedad de otros lugares, lo que indica que los perros no marcaban los mismos lugares donde otros perros lo habían hecho.

Lit señaló que a principios del siglo XX en Alemania se creía que un caballo llamado Clever Hans era capaz de contar y de realizar otras tareas. Sin embargo se descubrió que en realidad Clever Hans respondía a los minutos, las señales gestuales y faciales de su entrenador o de otras personas. Del mismo modo, los perros detectores pueden estar condicionados a las señales sutiles que emiten los humanos, incluidas indicaciones involuntarias, asentir con la cabeza, girar la cabeza y mirar.

Liras, que antes fue guía de perros detectores, dijo que el estudio debe ser replicado con más equipos de perros para evaluar cuidadosamente las señales ocultas que pueden emitir los guías. «Este estudio debe ser replicado y ampliado de tal manera que podamos evaluar las señales ocultas que podrían dar los guías. Es importante recalcar que estos resultados no reducen la capacidad de estos equipos de perros detectores para llevar a cabo su trabajo con éxito. nuestros datos, junto con nuestros resultados anteriores y los de otros investigadores, hacen hincapié en que los factores cognitivos pueden afectar a muchos guías, a los perros y en definitiva al equipo de detección formado por hombre-perro. Se necesitan investigaciones adicionales para identificar estos factores con el fin de optimizar el perro de trabajo y el rendimiento del guía. También es importante destacar la sensibilidad de los perros a las señales sociales como sugiere este estudio, y la posibilidad de desarrollar un buen modelo para estudiar el comportamiento social».

Lit ha completado recientemente una Investigación de Autismo en el Programa de Capacitación de la UC Davis MIND Institute. Además de los estudios acerca de cómo la cognición puede afectar el rendimiento de trabajo del perro, que está llevando a cabo en la investigación sobre los trastornos del desarrollo neurológico, investigando a los perros como modelo animal para los comportamientos sociales relacionados con estos trastornos.

Otros autores del estudio son Julian Schweitzer, profesor asociado de psiquiatría y ciencias del comportamiento, y Anita M. Oberbauer, director del Departamento de Ciencia Animal, ambos de la Universidad Davis de California Davis.

Fuente: University of California – Davis Health System (2011, February 1). Explosive -and drug- sniffing dog performance is affected by their handlers.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook