Extinción de comportamiento en perros ¿por qué fracasa?

Los 2 casos en los que «no funciona»

Extinción de comportamiento en perro por ausencia de refuerzo.

Llevado a la simplicidad máxima (ojalá fuera tan sencillo), en el adiestramiento en positivo aplicamos básicamente dos principios: Para que aumente la probabilidad de que un comportamiento se realice lo reforzamos, para disminuir esa probabilidad lo ignoramos. Aparentemente todo es muy fácil.
Para reforzar comportamientos empleamos diferentes técnicas. Se puede hacer por el método «tradicional», con clicker, o de otras maneras, elegir uno u otro sistema sería motivo de otras líneas (siempre que la educación y el adiestramiento se hagan desde el respeto al perro, serán buenas técnicas). También nos aprovechamos del «Principio de Premack«, que literalmente dice: “Si tenemos dos respuestas en un procedimiento de condicionamiento operante, la respuesta más probable reforzará a la conducta menos probable; la respuesta menos probable no reforzará a la conducta más probable”, que nos permitirá conseguir más motivación en el perro, e incluso eliminar algunas conductas inapropiadas poniéndolas bajo nuestro control. Pero íbamos a hablar de la extinción de comportamientos…

¿Qué es la «extinción de comportamientos»?
Al contrario que el Principio de Premack que tiene un enunciado complejo, la «extinción» es -sobre el papel- muy sencilla: si algo que hace el perro (el comportamiento) no es admisible (inapropiado) eliminamos el refuerzo. Si esa conducta no se refuerza, se extingue. Desaparece, o al menos eso dice la teoría. El ejemplo que siempre se menciona es el del perro que ladra a la puerta, el ascensor, los vecinos… Después de haber probado todo tipo de gritos («¡no!», «¡calla!» y similares) el perro sigue ladrando como el primer día (los gritos han actuado como refuerzo).

Entonces ¿por qué falla la extinción del comportamiento?
Hay dos posibles problemas a los que nos enfrentaremos si decidimos utilizar la extinción como sistema para eliminar un comportamiento no deseado:
* La curva de extinción no es lineal. Esto es: si ignoramos el ladrido a la puerta que mencionábamos, el perro no irá ladrando cada vez menos hasta que desaparece. Cuando desaparece el refuerzo, el perro se desconcierta e intenta cambiar «algo» para obtener el refuerzo. Tal vez ladre más fuerte, o más veces, o ladre saltando, o arañando la puerta… Aparentemente «empeora» el comportamiento, lo que nos lleva a abandonar, acercarnos a él e intentar tranquilizarlo… ¡reforzamos de nuevo! Y si no hay ausencia de refuerzo no hay extinción.

Para que la extinción de un comportamiento culmine con éxito, nunca debe haber refuerzo

* Otra posibilidad es que el propio comportamiento sea en sí mismo el refuerzo. Si un cachorro que muerde muebles es ignorado… ¡seguirá mordiendo muebles! El comportamiento probablemente se extinguirá, cuando el cachorro cambie los dientes, cuando crezca, o cuando ya no queden muebles que morder, pero para entonces el perro ya estará considerado como «destructivo», «complicado», «con problemas de comportamiento»… Lo mismo sucede en algunos casos de perros ladradores (en ocasiones, el ladrido es una válvula de escape para la acumulación de estrés, como sucede con los «perros de chalet»). En estos casos, la extinción del comportamiento no se produce, simplemente no es una técnica apropiada y habrá que recurrir al contracondicionammiento, las conductas incompatibles o el control de la acción (ladrar y callar a la orden).

También te puede interesar:
%RELATEDPOSTS%

11 comentarios en “Extinción de comportamiento en perros ¿por qué fracasa?

  1. Hola.
    Muy interesante de verdad. Perdonad pero soy un principiante muy principiante e igual planteo algo muy básico.
    Entonces digamos que para eliminar un comportamiento no deseado basta con identificar el refuerzo o «recompensa» que encuentra el perro al tener ese comportamiento.
    Supongo que un ejemplo típico es el del perro que tira de la correa. En mi caso concreto, mi perra Venus, una pastora alemana de dos años y medio, estira bastante al salir de casa hacia el parque en el que solemos ir a jugar con piñas y palos (su obsesión). Cuánto más nos acercamos al parque más estira. De hecho, si salgo de casa en sentido contrario no estira, o solamente hacia el arbol para hacer sus necesidades. Yo concluyo que el refuerzo en este caso es el llegar al parque, y claro está que no puedo eliminarlo ¿o la castigo para siempre sin parque? jeje. La verdad que es un problema menor, y actualmente lo soluciono con el «gentle leader» porque así no puede estirar tan apenas, pero claro está que eso no es lo ideal.
    Un saludo y enhorabuena por la página.

    1. Pues lo has explicado perfectamente Sergio. El parque es el refuerzo, y tirar de la correa es un comportamiento indeseado «de libro». Correa tensa significa «parque más cerca».
      Para solucionarlo puedes utilizar dos caminos:
      1. Cada vez que la correa se tense hay que pararse, e incluso cambiar de dirección o ir hacia atrás. Se trata de que el perro asocie correa tensa con «parque más lejos». Es un proceso lento, que requiere ser muy constante, ¡pero funciona!
      2. Caminar junto empleando algún tipo de señuelo o motivador (comida o un juguete por lo general). «Si caminas junto a mí, te voy dando premios continuamente», poco a poco hay que ir espaciando los premios hasta suprimirlos (por lo general el proceso completo durara 3-4 semanas). Este método apoyado por el clicker es muy fiable.
      En cuanto al Gentle Leader, es una buena herramienta para niños o personas mayores que deban manejar perros fuertes, pero también lo puedes emplear para «enseñar a andar», mira este enlace (es del arnés -que nos gusta más-, pero se puede aplicar también al ronzal).
      Saludos.

  2. Muchísmas gracias por vuestros consejos. Estamos teniendo dos conversaciones paralelas aquí y en facebook jeje.
    El problema del camino 1 es que si lo hago no estira, pero en cuanto vuelvo a ir hacia el parque estira de nuevo, y claro la realidad es que tengo un tiempo limitado y no llegaría nunca jeje. He probado a ir por caminos alternativos porque ya se sabe uno, pero al final acaba oliendo el parque y estira. Igual sería bueno que no llegase al parque durante un tiempo si estira, no sé, pero claro me da pena, además yo también disfruto mucho jugando con ella.
    Probaré el camino 2, me gustaría aprender con clicker, pero no quiero ponerme sin saber bien como aplicarlo, tiempo al tiempo… la verdad que me estoy iniciando en estos temas, pero al mismo tiempo me estoy planteando seriamente formarme para poder dedicarme en un futuro a algo relacionado con estos mágnificos animales.
    Muchas gracias

    1. No hay de qué Sergio. Mira, en este vídeo (aunque está en inglés) se aprecian perfectamente los pasos para enseñar a no tirar de la correa.
      En cuanto al clicker, nosotros acabamos de hacer un curso y lo cierto es que es imprescindible para aprender a utilizarlo correctamente. Saludos. 🙂

  3. hola!

    De primeras decir que estoy de acuerdo en todo lo que planteais, pero tengo una gran duda..
    Desde que coji a mi perro de la protectora se ha mostrado muy nervioso con los vecinos, y todo lo que tiene que ver con el patio ( ladra y salta excesivamente hacia la gente)

    Deje de decirle el tipico «no», » tiron», tambien probe el ignorar sus ladridos.. pero sigue igual.

    Me podriais ayudar??

    un saludo!

    1. Hola Mari,
      «No» o «tirón» no suele funcionar nunca, y en casos como el que mencionas… los activa aún más, alteran más al perro. Ignorarlo, evidentemente tampoco es el camino.
      No es posible dar soluciones a problemas particulares sin conocer a cada perro en profundidad. No es lo mismo un perro que tira de la correa (con el que sería muy sencillo plantear un método y una rutina para solucionarlo). Te remitimos a un artículo anterior que te puede ser muy útil: Solucionar miedos y fobias en los perros.
      También puede ser de tu interés el contracondicionamiento.
      Siempre, antes de aplicar nada por ti misma, piensa en si el perro lleva una vida «normal». Si está sometido a estrés excesivo, si juega, huele, se relaciona con otros perros y personas. Si el problema es sólo en el patio no debería ser difícil conseguir resultados con un poco de constancia.
      Para cualquier cosa ya sabes dónde estamos.
      Mucha suerte.

  4. Muchas gracias por la contestacion! La verdad es que gracias a todo lo que voy leyendo en esta paginas i otras relacionadas con el adiestramiento en positivo me va mucho mejor y entiendo mejor a mi perro, pero por otra parte no consigo apaciguar ciertas conductas no deseadas..

    El perro pasea suficiente para no tener estres, va sin correa, huele todo lo que quiere, en casa somo smuy trankilos.. por eso un poco mi fustracion… Esta claro k sin conocer al perro es dificil que se me pueda ayudar..

    Si eso esta claro ni los tirones ni el no lo trankilizan.. si lo ignoro, tambien se pone peor… si le distraigo con comida tampoco da resultado…. en fin.. algun dia encontrare una salucion aunque tiene ya los 2 años i medio y no s elo he podido quitar esa conducta..

    un saludo!

  5. Por cierto.. he leido los articulos.. pero su refuerzo en este caso seria darle salchichas en el patio?.. Yo creo que no es una fobia exactamente y puede ser simplemente que es territorial no?

    1. Bueno, no exactamente. Se trataría de reforzarle en las ocasiones en las que no hace nada «malo», de tal forma que asocie tranquilidad con algo positivo.
      En cuanto a lo de la territorialidad… pudiera ser. Como te adelantábamos no es nada sencillo saber el origen sin tener todos los datos y verlo «en acción». Sentimos no poder ayudarte más, pero sería muy atrevido (y es posible que hasta contraproducente) aventurarnos más allá.
      Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook