¿Retardantes de fuego en la sangre de los perros?

Retardantes de fuego en altos niveles en los perros y en los alimentos comerciales

Retardantes de fuego en altos niveles en los perros y en los alimentos comerciales.

BLOOMINGTON, Ind. Los científicos de la Universidad de Indiana han encontrado químicos retardantes de fuego en la sangre de los perros en concentraciones de 5 a 10 veces mayor que en los seres humanos, pero más bajo que los niveles encontrados en un estudio previo de los gatos. Su estudio, «Retardantes de fuego en el suero de perros y mascotas en sus alimentos», aparece este mes en la revista Environmental Science & Technology. Los autores son Marta Venier, científica investigador asistente en la Escuela de Asuntos Públicos y Ambientales, y Ronald Hites, un distinguido profesor en el SPEA.

Los animales como «biocentinelas»
Venier y Hites entienden que los animales domésticos pueden servir como «biocentinelas» para el control de la exposición humana a los compuestos presentes en los hogares que comparten. Los perros pueden ser mejores como ejemplo que los gatos, dicen, porque el metabolismo de un perro está mejor equipado para descomponer las sustancias químicas.
El estudio se centra en la presencia de éteres de difenilo polibromado (PBDE) en la sangre de los perros y en los alimentos comerciales para perros. Los PBDE han sido ampliamente utilizados como retardantes de llama en muebles para el hogar y equipos electrónicos. Los compuestos pueden migrar de los productos e incorporarse al ambiente.
«A pesar de que han existido desde hace bastante tiempo, no sabemos demasiado sobre los efectos de estos compuestos toxicológicos en los seres humanos o animales», señaló Venier. «La conclusión es que todavía tenemos que mantener su medición, en particular en los hogares».

El PBDE en los alimentos para perros pueden resultar de la transformación y no de las fuentes de alimentos

Las mezclas de PBDE formadas por compuestos menos bromados se consideran más peligrosos porque se bioacumulan en los tejidos animales. Estas mezclas fueron prohibidas por la Unión Europea y se retiraron voluntariamente del mercado de los EE.UU. en 2004, pero permanecen en el medio ambiente. Mezclas con compuestos bromados siguen en uso en los EE.UU., pero se eliminarán en 2013.
El estudio de Venier y Hites se realizó sobre un análisis de los retardantes de llama en la sangre de 17 perros, todos los cuales viven principalmente en el interior. También examinaron muestras de los alimentos secos para perros que componen la dieta de los animales domésticos (se intenta determinar si el alimento es una fuente importante de exposición de PBDE).
La concentración promedio de PBDE en la sangre de los perros fue de aproximadamente 2 nanogramos por gramo, de 5 a 10 veces más altos que los niveles encontrados en los seres humanos en los pocos estudios de exposición humana que se han hecho en América del Norte.

También en los alimentos comerciales
En las muestras de alimentos para perros, los investigadores encontraron niveles de PBDE en un promedio de alrededor de 1 nanogramo por gramo. Eso es mucho más alto que los niveles encontrados en la carne y los pollos vendidos como alimento para los seres humanos, lo que sugiere el PBDE en los alimentos para perros pueden resultar de la transformación y no de las fuentes de alimentos.
Un estudio realizado en 2007 por Venier, Hites y varios co-autores encontraron concentraciones de PBDE en los gatos domésticos que fueron de 20 a 100 veces más altos que los niveles encontrados en los seres humanos. Un artículo de 2010 por Venier, Hites y dos investigadores de la Universidad de Clemson también reportaron altos niveles de PBDE en nidos las águilas calvas.

El estudio también detectó nuevos retardantes de llama que han aparecido en el mercado cuando los PBDE se han eliminado, incluyendo Dechlorane Además, decabromodiphenyletano y hexabromociclododecano. Los productos químicos no están regulados, pero plantean problemas debido a que son estructuralmente similares a los contaminantes orgánicos que se han relacionado con efectos sobre la salud ambiental y humana.
«Las concentraciones de estos retardantes de llama más recientes fueron relativamente bajos en comparación con los PBDE», dijo Venier, «pero el hecho de que son nuevos y no regulada sugiere que sus niveles van a aumentar en el futuro».

Fuente: Universidad de Indiana.
Más información: El estudio puede leerse en línea en este enlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

Tu tienda de Mondioring, IGP y trabajo canino

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook