El «efecto bata blanca» y los perros

Perros y veterinarios…

Estudio sobre presión arterial en galgos.

Los médicos conocen bien el «efecto bata blanca»: cuando les visitamos, algunas de nuestras constantes cambian, varían mientras permanecemos en el «radio de acción del médico»… y después volvemos a la normalidad. La frecuencia cardíaca, la tensión arterial, el ritmo respiratorio… son valores que pueden oscilar rápidamente por este curioso efecto.

Los perros también lo padecen
Y es que el «efecto de bata blanca» no está reservado sólo a los pacientes humanos que ven un aumento de la presión sanguínea en respuesta al estrés de una visita al médico. En un nuevo estudio, los investigadores han determinado que la ansiedad asociada con estar en un hospital veterinario eleva la presión arterial en los galgos (una raza conocida por tener más alto que el promedio de presión arterial).
El promedio de la presión arterial sistólica -la cifra superior en una lectura de presión arterial- en los perros visitando al veterinario era de unos 30 puntos más, en comparación con la presión arterial registrada como promedio en EE.UU.

El ambiente parecía marcar la diferencia. Las lecturas de la presión arterial registradas en casa fueron similares cuando se tomaron, ya sea por un estudiante de veterinaria o el dueño del perro. En general, la presión arterial normal en los perros, como en los seres humanos, es de 120 sobre 80. Este estudio también sugiere que la presencia del dueño del perro podría tener un efecto más tranquilizador que el paso del tiempo en la clínica.

«Vemos un montón de galgos y son perros muy muy nerviosos», afirma Guillermo Couto, profesor de Ciencias Clínicas Veterinarias en la Universidad Estatal de Ohio y autor principal del estudio. «Algunos galgos entran aquí con la presión arterial por encima de lo que los instrumentos pueden leer (que es 300 en sistólica). Sabemos que no podía ser su presión arterial debido a que estos perros estarían muertos, pero casi nunca encontramos la presión arterial por debajo de valores de 150 ó 160».

«En el estudio, su presión arterial era casi normal en el hogar, independientemente de que el investigador o el propietario la comprobara. Que yo sepa, nadie ha documentado el efecto de bata blanca en los perros con datos concretos antes».

Se tomaron medidas en los dos patas delanteras y las patas traseras.Las mediciones tendieron a ser mayores en las patas traseras, pero se desconoce el motivo

Algunos datos…
Los científicos realizaron el estudio con 22 galgos retirados de las carreras que están inscritos en un programa de donación de sangre en el Centro Médico Veterinario de Ohio State. El promedio de edad de los perros fue de 7 años y medio. Doce eran machos y diez hembras.

Las mediciones de presión arterial fueron tomadas en tres formas diferentes: en el centro de medicina veterinaria por un estudiante de veterinaria, en la casa del perro por el mismo estudiante, y en la casa por el propietario del perro.

En el hogar, las lecturas de presión arterial fueron tomadas entre 7 y 28 días después de las mediciones del hospital para evitar los efectos de las donaciones de sangre de los perros durante las estancias en el hospital. Siguió el estudiante en el hogar, 24 horas después.

El estudiante utilizó una máquina especializada y dio instrucciones a cada propietario sobre la forma de uso, proporcionando material de lectura y una demostración.
Los investigadores registraron la presión sistólica, presión diastólica (el número más bajo en una lectura de presión arterial), presión arterial media y frecuencia cardíaca.
La presión sistólica y la presión arterial media, así como lecturas del ritmo cardíaco, tomadas en el hospital fue significativamente más alta que todas esas mismas medidas tomadas en el entorno del hogar. El promedio de los miembros traseros en presión sistólica fue de 165, en comparación con las medidas en el hogar de 131 y 133 cuando eran tomada por el investigador y el propietario, respectivamente.

«Este estudio enfatiza la necesidad de considerar el entorno en el que se mide la presión arterial antes de diagnosticar o eliminar la hipertensión«, dijo Couto.

Curiosidades…
Pero las cifras de presión arterial, fueron más bajas en la clínica entre los galgos «veteranos» que había visitado con frecuencia al hospital antes del estudio. Según los investigadores, este hallazgo sugiere que la aclimatación al entorno clínico afectó esta respuesta de estrés particular.

Los investigadores también encontraron que el miembro utilizado para medir la presión arterial afectado los resultados. Se tomaron medidas en los dos patas delanteras y las patas traseras. Las mediciones tendieron a ser mayores en las patas traseras, pero se desconoce el motivo.

Couto y sus colegas ahora están explorando también si la hipertensión en los galgos derivada del efecto bata blanca puede producir daño a los riñones u otros órganos.

Couto, oncólogo, ha emprendido una serie de estudios sobre estos animales para evaluar los efectos de las carreras en su salud, así como probablemente las contribuciones genéticas a su alto riesgo de cáncer de hueso. Desde que adoptó su primera galgo de carreras retirado hace 20 años, está comprometido en investigar sus peculiaridades fisiológicas.

_________________________________

El estudio completo se publica en el último número de la revista Journal of Veterinary Internal Medicine.

Esta investigación fue apoyada por la Ohio State University College de Medicina Veterinaria.

Co-autores: estudiantes de cuarto año de Christina Marino, instructor clínico Richard Cober y Iazbik María, director gerente del Banco de Sangre Animal, todos de la Universidad de Ohio de Medicina Veterinaria.

2 comentarios en “El «efecto bata blanca» y los perros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook