807 perros militares sacrificados en 10 años (Reino Unido)

Lo ha admitido el Ministerio de Defensa Británico

El sargento Thomas R. Gehring, un K-9, y el perro "Horst" de la empresa Apache, 4 º Batallón, 23 Regimiento de Infantería, durante la Operación Florida Cracker en apoyo de la Operación Libertad Iraquí. (Foto: Infantería de Marina, cabo Ben J. Flores, 060506-M-0173F-058, primera Divsión de Infantería de Marina).

El sargento Thomas R. Gehring, un K-9, y el perro «Horst» de la empresa Apache, 4 º Batallón, 23 Regimiento de Infantería, durante la Operación Florida Cracker en apoyo de la Operación Libertad Iraquí. (Foto: Infantería de Marina, cabo Ben J. Flores, 060506-M-0173F-058, primera Divsión de Infantería de Marina, EE.UU.).

La noticia ha sido destapado por Daily Mail. En 2002 fueron 20 perros, 89 en 2003, 95 en 2006 y el máximo fueron 125 en el año 2009. Todos ellos perros militares al servicio del Ejército Británico destinados en Iraq y Afganistán. En total, se les practico la eutanasia a 807 perros.

Los perros militares básicamente se dividen en dos categorías: perros detectores de explosivos y perros de intervención (ataque y defensa). Los primeros vuelven a la vida civil con relativa facilidad (la mayoría con sus mismos guías) pero los perros de intervención son «demasiado agresivos» para poder ser rehabilitados y reinsertados (al menos ésa es la versión oficial que se maneja desde el Ministerio de Defensa Británico para justificar este sacrificio masivo).

En Estados Unidos se legisló la adopción particular de perros militares en el año 2000

Estos datos se unen a la estadística que cifra en alrededor de un cinco por ciento los perros militares destinados en Iraq y Afganistán que padecen estrés postraumático (datos oficiales del Ejército Norteamericano sobre una muestra de 650 perros destinado en 2011).

Los casos de los perros sacrificados en Gran Bretaña y los que padecen estrés postraumático (los datos de Estados Unidos se pueden extrapolar a cualquier perro destinado a escenarios de guerra real), levantan una vez más la voz de alarma al recibir los perros el mismo tratamiento que el resto del equipo: se utiliza, y cuando no sirve se elimina, y así ha sido denunciado en el Parlamento británico.

Sin embargo, en Estados Unidos se destinan más medios a la rehabilitación y posterior adopción de perros militares (las adopciones de estos perros se legalizaron en el año 2000 y desde entonces unos 300 perros son adoptados cada año por estadounidenses civiles, sin contar los que se quedan con sus guías en el frente). Las cifras de adopciones de perros militares se dispararon a raíz de conocerse que un perro militar (de nombre «Cairo») intervino en la operación militar que acabó con la vida de Bin Laden… En tres semanas se recibieron 400 solicitudes de adopciones, no todas se realizaron porque los controles y seguimientos son exhaustivos para garantizar el bienestar de estos animales jubilados.

Ron Aiello, presidente de la U.S. War Dogs Association, quien comenzó a adiestrar perros en la guerra de Vietnam, lo tiene claro: «Estos perros tienen el adiestramiento más completo que existe, si tuvieran precio sería de al menos 40.000 ó 50.000 dólares, y cada uno de ellos ha luchado por salvar vidas estadounidenses. Todos y cada uno de estos perros son héroes».

También te puede interesar…:
%RELATEDPOSTS%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook