Modificación de conducta canina, ¿la gallina o el huevo?

Lo primero ¡Busca la causa!

La clave para solucionar los problemas de conducta desde la base está en sus causas, no en atajar sus efectos.

Es uno de los errores más frecuentes, tanto en las personas que conviven con perros como en algunos pseudoadiestradores: Cuando un perro muestra algún problema de conducta se intenta atajar el problema, sin tener en cuenta por qué se ha producido. La clave para solucionarlo de base está en la causa ¿qué provoca lo que llamamos «problema de conducta»?

El problema de conducta… que no es tal
Es típico, y todos los que estamos relacionados con el mundo canino lo vemos con frecuencia: «mi cachorro muerde los muebles», «mi perro tiene miedo a los petardos», «a mi perro algunos perros no le caen bien», o «si hay otros perros no me hace caso», no dejan de ser comportamientos naturales en el perro, y somos nosotros los que no los vemos como tales. Pero si el perro crece y destruye la casa, si sobrepasa la barrera de un miedo natural a los ruidos fuertes y hablamos de acustofobia, si el perro no tolera la presencia de sus congéneres, o «no hace caso de nada en ningún momento», es que ha llegado el momento de hacer algo. Lo primero será entonces valorar lo que alegremente llamamos «problemas de conducta» y si realmente lo son.

Desde «pequeños» problemas del día a día, hasta los casos más graves de agresividad, todos tienen una causa y un desencadenante

Pero ¿por qué se producen?
Desde «pequeños» problemas del día a día, hasta los casos más graves de agresividad, todos tienen una causa y un desencadenante. Lo que nosotros llamamos «problemas de conducta» son la última manifestación, pero antes han sucedido unas cuantas cosas en el organismo del perro, que no sabe gestionar lo que deberían ser situaciones más o menos normales. Vamos a repasar de una forma ligera los cuatro casos mencionados al principio.

Caso 1. «Mi perro destruye la casa».
Solución a: confinamos al perro en un lugar «reforzado» (la terraza, o una perrera en el jardín), tratamos de solucionar los efectos.
Solución b: implantamos un programa de modificación de conductas, como no sabemos el motivo exacto «atacamos» la causa por varios frentes (programa de salidas a la calle, enriquecemos el ambiente con juguetes interactivos, practicamos algo de obediencia básica y establecemos un protocolo para tratar la ansiedad por separación).

Caso 2. «Mi perro padece acustofobia».
Solución a: evitamos las situaciones en las que se den ruidos fuertes (fiestas, partidos de fútbol importantes…) y le pedimos al veterinario sedantes para los momentos predecibles (por ejemplo Nochevieja).
Solución b: planteamos un programa de desensibilización sistémica apoyado por difusores o collares de feromonas apaciguantes.

Caso 3. «Mi perro se pelea constantemente».
Solución a: evitamos salir al parque y que se relacione con otros perros, si es un perro potente le ponemos un bozal, y cuando se enfada con alguno nos vamos hasta la siguiente salida a la calle.
Solución b: Establecemos un programa concreto adaptado a su problema particula, tolerancia y sensibilidad ante los estímulos desencadenantes (los otros perros), creamos unas rutinas de pasea y actividad física/mental específicas, usamos contracondicionamiento, conductas alternativas, desensibilizción y refuerzos funcionales (combinados o de forma aislada, dependiendo del perro concreto). El bozal es un elemento de seguridad para las fases en las que hayamos ganado distancia, no una solución.

Caso 4. «Mi perro no me hace ni caso».
Solución a: sólo lo suelto en entornos muy controlados, el resto del tiempo está atado, sobre todo si hay otros perros con los que se «despista».
Solución b: trabajamos el vínculo hombre-perro, realizamos alguna actividad conjunta y preparamos un programa de obediencia básica. Comenzamos en lugares seguros y controlados, vamos incorporando distracciones muy poco a poco.

Así que… no se sabe si fue antes la gallina o el huevo, pero lo que sí es seguro es que antes del problema existió una causa, que es la que hay que solucionar. En estas líneas no se pretende solucionar problemas concretos -lo que sería más complejo-, sólo hacer una reflexión sobre los métodos de trabajo, que no es poco.

Histamin.

También te puede interesar…:
%RELATEDPOSTS%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook