Estrés postraumático en los perros de Fukushima

Los perros de Fukushima padecen estrés extremo

Los perros abandonados tras el terremoto de Fukushima son caso muy especial, porque al desamparo de un abandono se une el estrés por la situación vivida en el terremoto. Ahora, un estudio detalla su situación.

Miho Nagasawa y Kazutaka Mogi han estudiado qué ha sucedido con los perros abandonados tras el terremoto de Fukushima. Es un caso muy especial, porque al desamparo de un abandono se une el estrés por la situación vivida en el terremoto.

Cortisol y  estrés
La situación prolongada de los refugiados ​por el accidente nuclear posterior al terremoto del 11 de marzo de 2011 llevó al abandono involuntario de muchos animales domésticos. Los autores recibieron perros callejeros o abandonados en los centros de rescate en Fukushima Prefecture. Durante la atención y re-socialización se contrastaron acceso a las características de comportamiento y el nivel de cortisol en orina de cada perro y se compararon con las de otros perros abandonados que no sufrieron el terremoto.
Los perros de Fukushima mostraron significativamente una menor agresividad hacia personas desconocidas, inferior capacidad de adiestramiento, y menos apego a sus cuidadores, también, los niveles de cortisol en orina de los perros de Fukushima fueron de 5 a 10 veces más altos que los perros abandonados en otras áreas de Japón. Estos resultados sugieren que los perros de Fukushima sufrieron una crisis extremadamente estresante.

Un estrés extremo que perdura en el tiempo
Las respuestas endocrinas de los perros de Fukushima sugieren un estrés extremo, que persistió incluso después de transcurridas 10 semanas de tratamiento adecuado. Los perros con un comportamiento más agresivo, especialmente los relacionados con conflictos sociales relacionados con la agresividad a los miembros de la familia, muestran niveles más altos de cortisol en comparación con los perros no agresivos. Sin embargo, los perros en este estudio mostraron niveles más bajos de agresividad junto con los niveles de cortisol más altos, lo que sugiere que los síntomas de estrés no se relacionan ni manifiestan directamente en su comportamiento agresivo. Además, los perros desplazados a refugios generalmente muestran niveles elevados de cortisol durante los tres primeros días, seguido de una disminución relativamente rápida. La persistencia de altos niveles de cortisol en este estudio es improbable que sea atribuible a una reacción de estrés a un nuevo entorno, sino que probablemente se observó debido a la crisis de la experiencia vivida en Fukushima. De hecho, los niveles de cortisol en los primeros días después de su llegada fueron de 5 a 10 veces mayor en los perros de Fukushima que en los perros abandonados de otras áreas que no habían vivido el terremoto.

El estrés puede inducir traumas psicosomáticos profundos con manifestaciones implícitas de comportamiento, tales como los déficits en el apego y la capacidad de aprendizaje en perros

Mismos síntomas que en humanos
La baja capacidad de adiestramiento y el escaso apego entre estos perros merecen una atención especial. La alteración de la capacidad de aprendizaje debido a la hipersecreción de glucocorticoides es un síntoma común en personas que han sufrido un estrés extremo, incluyendo aquellos con trastorno de estrés postraumático. Además, los pacientes de TEPT muestran problemas para mostrar la capacidad con respecto al apego y unión. Resultados similares se han observado en animales de experimentación, y los perros afectados por el desastre en este estudio parece mostrar los mismos signos de comportamiento.
Los seres humanos afectados por el desastre ya se están recuperando y poco a poco vuelven a la vida normal. Sin embargo, los resultados de Miho Nagasawa y Kazutaka Mogisugieren sugieren la posibilidad de que el estrés puede inducir impactos excesivos, traumas psicosomáticos profundos con manifestaciones implícitas de comportamiento, tales como los déficits en el apego y la capacidad de aprendizaje también en perros. El cuidado a largo plazo y su preocupación por el impacto psicológico de los desastres parece necesario en los seres humanos, y también en los animales de compañía.

• Más información: El artículo completo está disponible en la revista Nature (Licencia Creative Commons).

También te puede interesar…
%RELATEDPOSTS%

Un comentario en “Estrés postraumático en los perros de Fukushima

  1. Excelente trabajo, existen pocos estudios, y además recientes sobre el estrés específicamente sobre como afectan los terremotos a los perros; muy buena aportación. Gracias. JM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

Tu tienda de Mondioring, IGP y trabajo canino

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook