Oxitocina, la otra cara de la “hormona del amor”

Relación de la oxitocina con el estrés y el miedo

Oxitocina, la otra cara de la "hormona del amor". Relación de la oxitocina con el estrés y el miedo.

Resulta que la oxitocina, la conocida como “hormona del amor” tiene dos caras. Hace tiempo que se sabe que la oxitocina promueve sentimientos de amor, de unión social y bienestar (también en los perros). Incluso está siendo probada como medicamento contra la ansiedad en humanos. Pero una nueva investigación muestra que la oxitocina también puede causar dolor emocional, una nueva faceta más oscura para la hormona.

La oxitocina en situaciones sociales negativas

La oxitocina también aparece en situaciones sociales estresantes, quizás mientras un niño está siendo intimidado en la escuela o un adulto atormentado por su jefe, lo que repercutirá mucho más allá del evento y puede desencadenar miedo y ansiedad en el futuro.

Los científicos han descubierto que esto se debe a que la hormona en realidad refuerza la memoria social en una región específica del cerebro

Si una experiencia social es negativa o estresante, la hormona oxitocina activa una parte del cerebro que intensifica la memoria. La oxitocina también aumenta la susceptibilidad a la sensación de miedo y ansiedad durante situaciones de estrés en el futuro. Es de suponer que la oxitocina también intensifica memorias sociales positivas y, por tanto, aumenta la sensación de bienestar, pero la investigación está en curso.

Los hallazgos son importantes porque el estrés social crónico es una de las principales causas de ansiedad y depresión, mientras que las interacciones sociales positivas mejoran la salud emocional. La investigación, que se realizó en ratones, es especialmente relevante porque la oxitocina está siendo probada como medicamento contra la ansiedad en varios ensayos clínicos.

“Mediante la comprensión de la doble función del sistema de la oxitocina en el desencadenamiento o la reducción de la ansiedad, dependiendo del contexto social, podemos optimizar los tratamientos de oxitocina que mejoran el bienestar en lugar de desencadenar reacciones negativas”, dijo Jelena Radulovic, autora principal del estudio.

“Con este nuevo modelo animal, mostramos cómo se aumenta el miedo en lugar de reducirlo y dónde se producen los cambios moleculares en el sistema nervioso central”, afirman los científicos

Oxitocina y estrés social
Este es el primer estudio que relaciona oxitocina con el estrés social y su capacidad para aumentar la ansiedad y el miedo en respuesta a situaciones de estrés en el futuro. Los científicos también descubrieron la región del cerebro responsable de estos efectos -el septum lateral- y la vía o ruta que la oxitocina utiliza en esta área para amplificar el miedo y la ansiedad.

Los científicos descubrieron que la oxitocina refuerza la memoria social negativa y la ansiedad en el futuro mediante la activación de una importante molécula de señalización -ERK-, que permanece activa hasta seis horas después de una experiencia social negativa. Radulovic cree que la molécula ERK provoca mayor temor mediante la estimulación de las vías del miedo del cerebro, muchas de las cuales pasan a través del septum lateral. La región que está implicada en las respuestas emocionales y el estrés.

Los resultados sorprendieron a los investigadores, que esperaban que la oxitocina ayudara a modular las emociones positivas en la memoria, en base a su larga asociación con el amor y la unión social.

“La oxitocina se considera generalmente como un agente de reducción de estrés, son datos basados en décadas de investigación”, dijo Yomayra Guzmán, estudiante de doctorado en el laboratorio de Radulovic. “Con este nuevo modelo animal, mostramos cómo se aumenta el miedo en lugar de reducirlo y dónde se producen los cambios moleculares en el sistema nervioso central”.

La nueva investigación se basa en tres estudios humanos recientes con oxitocina, todos los cuales están empezando a ofrecer una visión más compleja del papel de la hormona en las emociones. Todos los nuevos experimentos se realizaron en el septum lateral. Esta región tiene los niveles más altos de oxitocina en el cerebro y tiene altos niveles de receptores de oxitocina en todas las especies, desde los ratones a los seres humanos. “Esto es importante debido a que la variabilidad de los receptores de oxitocina en diferentes especies es enorme”, dijo Radulovic. “Queríamos que la investigación sea relevante para los seres humanos, también”.

Experimentos con ratones en el estudio establecieron que…:
1) La oxitocina es esencial para el fortalecimiento de la memoria de las interacciones sociales negativas.
2) La oxitocina aumenta el miedo y la ansiedad en futuras situaciones de estrés.

Experimento 1: La oxitocina refuerza malos recuerdos
Tres grupos de ratones se colocaron individualmente en jaulas con ratones agresivos, lo que supone una experiencia estresante para ellos. Un grupo de los ratones sin receptores de oxitocina (la falta de los receptores de oxitocina significa que no podría entrar en las células del cerebro de los ratones). El segundo grupo tenía un mayor número de receptores -pero no total- por lo que sus células cerebrales se inundaron con la hormona. El tercer grupo de control tenía un número normal de receptores.

Seis horas más tarde, los ratones fueron devueltos a las jaulas con los ratones agresivos. Los ratones a los que faltaban los receptores de la oxitocina no parecieron recordar a los ratones agresivos ni mostraron ningún temor. Por el contrario, cuando los ratones con un mayor número de receptores de oxitocina fueron reintroducidos con los ratones agresivos, mostraron una reacción de miedo intenso y evitación a los ratones agresivos.

Experimento 2: La oxitocina aumenta el miedo y la ansiedad ante el estrés en el futuro
Una vez más, los tres grupos de ratones fueron expuestos en las jaulas con otros ratones más agresivos. Esta vez, seis horas después de que se produjera el estrés social, los ratones fueron puestos en una caja en la que recibieron una breve descarga eléctrica. Veinticuatro horas más tarde, los ratones fueron devueltos a la misma caja, pero no recibieron el shock.

Los ratones que carecían de los receptores de la oxitocina no mostraron ningún temor cuando volvieron a entrar en la caja en la que recibieron la descarga. El segundo grupo, que tenía receptores de oxitocina adicionales mostraron mucho mayor temor en la caja. El tercer grupo de control mostró una respuesta promedio de miedo.

• Más información: Northwetern University.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook