Perro alfa, líder de la manada y la «dominancia»…

¿Cómo se comportan los lobos en las manadas? ¿No son los perros igual que los lobos?

#Perro alfa, líder de la manada y la "dominancia"... ¿Cómo se comportan los lobos en las manadas? ¿No son los perros igual que los lobos?

Décadas de observación de las manadas de lobos en libertad por los biólogos han revelado una visión sorprendente en la vida de estos majestuosos cánidos. Por ejemplo, los líderes experimentados de las manadas de lobos en realidad se ubican cerca de la parte trasera de la manada cuando se viaja, en lugar de tomar la teórica posición de liderazgo. Además, en tiempos de escasez, los líderes permiten a los jóvenes comer primero, en vez de alimentarse a sí mismos en primer lugar…

¿Debemos tratar a los perros desde un «papel» de superiores jerárquicos?
Los métodos de entrenamiento basados ​​en la jerarquía y dominación asumen que los perros se encuentran inmersos en una batalla por la supremacía y el desafío constante con los miembros de la familia. Esta premisa es incorrecta y no se apoya en estudios científicos. En realidad, los perros tienen una relación intra-especies y un patrón de comportamiento con sus miembros de la familia humana que son impulsados ​​por muchos motivos, incluyendo: la genética, la socialización, los recursos disponibles, el miedo, los conflictos, el aprendizaje, la posible patología de comportamiento y las enfermedades.

Los mitos de la dominancia…:
1. Mito: «No dejes que tu perro camine por delante de ti. Si él está por delante de ti en el paseo, va a estar por encima en las demás áreas de la relación».
Los perros pueden tirar al caminar por varias razones: Es posible que tengan el deseo de jugar, explorar, investigar o interactuar. Esto puede convertirse en un comportamiento aprendido que es autorreforzante.

2. Mito: «Un perro cansado es un perro bueno».
Es esencial que los perros hagan ejercicio. Sin embargo, exceder las necesidades de ejercicio de tu perro puede llegar a ser perjudicial, especialmente para los perros con problemas de salud tales como enfermedades del corazón, respiratorias o enfermedades de las articulaciones. El hecho es que las necesidades de ejercicio pueden variar de acuerdo a la raza, la edad, la salud y la personalidad individual. La satisfacción de las necesidades básicas de ejercicio por sí solas no evitan los problemas de aburrimiento. El ejercicio no impide la agresión, la ansiedad por separación, fobias o trastornos compulsivos. Hay muchos perros atléticos que son agresivos.

3. Mito: Tu perro debe esperar mientras pasas a través de una puerta.
A los perros se les deben enseñar buenos modales en las puertas: salir cuando se le indique, esperar si es necesario, y no saltar sobre las personas. Sin embargo, el cumplimiento de estas directrices no significa el respeto del perro, la admiración o la lealtad. De hecho, un perro que es castigado puede aprender a no pasar a través de una puerta cuando una persona concreta está alrededor porque ha aprendido de la experiencia y el castigo. Pero es miedo, no respeto.

4. Mito: Comer antes que los perros, les demuestra quien es su líder, su «alfa».
Los perros son animales carroñeros por naturaleza, y nuestros perros actuales no pueden comer si no les damos la comida sin tener en cuenta si comemos primero o después. Por cierto, los lobos en manadas libres no muestran una jerarquía a la hora de la comida: en tiempos de abundancia, todos los lobos comen juntos y en tiempos de escasez los lobos padres se aseguran que sus crías se alimenten primero.

5. Mito: No permitas que tu perro esté en el sofá o en la cama. Si permites que el perro esté en el mismo nivel estás elevando su estatus y reduciendo el tuyo.
Ni los perros ni lobos utilizan posiciones elevadas para inferir significado social. ¿Quieres a tu perro en el sofá o la cama? Es una decisión personal basada en cómo te gusta interactuar con tu mascota y si es seguro hacerlo. Un perro que se despierta de imprevisto puede reaccionar de forma agresiva, aunque esa agresión no tenga ningún significado jerárquico.

6. Mito: Si estableces contacto visual con un perro, el perro debe apartar la mirada primero.
Los perros incluyen entre sus señales de calma el desviar sus ojos. También puede significar miedo, querer evitar un conflicto o ansiedad. Investigaciones recientes sugieren que los perros tienen la capacidad innata de observar y aprender de los gestos humanos y de la mirada. Los lobos, curiosamente, no mostraron esta habilidad.

• Este documento informativo se basa en material escrito por: Debra Horwitz, DVM, DACVB & Gary Landsberg, DVM, DACVB, DECAWBM. Documento completo original en la página de VCA Animals Hospitals.

También te puede interesar…:
%RELATEDPOSTS%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook