Perros reactivos ¿nacen o se hacen?

Perros que no saben gestionar bien la información del entorno

Los perros reactivos... ¿nacen o se hacen? Las 5 causas por las que un perro puede ser "reactivo".

Hay quien piensa que la definición «perro reactivo» es un eufemismo de «perro agresivo», pero en realidad no es así: Un «perro reactivo» es un perro que reacciona exageradamente a lo que sucede a su alrededor, en muchos casos con una agresividad asociada al miedo, pero no siempre.

Las 5 causas por las que un perro puede ser «reactivo»
Los perros reactivos pueden serlo «de nacimiento», pero también -y además es así en la mayoría de los casos- los perros reactivos «se han hecho» por alguna de estas cinco causas.

1. Problemas en la socialización temprana. La socialización del cachorro es el momento más crítico de su vida, y -lo que es más importante- no tiene vuelta atrás ni segunda oportunidad. Los cachorros deben descubrir su entorno, pero deben hacerlo de forma segura, lógica y medida. El exceso de socialización puede conllevar una acumulación de estrés y actuar justo en el sentido contrario del que deseamos. Pensemos en la socialización como un juego en el que debemos llenar un vaso sin desbordarlo: ganas si lo llenas mucho, pero es mejor dejar un dedo de distancia al límite que desbordarlo.

2. Experiencias traumáticas. Dependerá de la sensibilidad concreta del individuo, pero una experiencia traumática con un perro agresivo puede hacer que el perro víctima desarrolle reactividad a ese perro concreto, a los de esa raza, a los de ese tamaño o pelaje… De igual modo, los veterinarios suelen hacer daño, aunque sea solo un pinchazo, por lo que el habitual «síndrome de la bata blanca en perros» puede entenderse como una mini-reactividad que en casos graves puede generalizarse…

3. Sobreprotección: Mala gestión del miedo. El miedo es un mecanismo biológico útil para la supervivencia, pero el exceso de protección hace que los perros no sepan gestionar problemas mínimos. Los perros deben sufrir estrés, sí, como nosotros, deben tener miedo, ser felices, jugar, correr, deben conocer perros que les «caen bien» y otros que les «caen mal»… Y los perros deben saber superar esas situaciones por sí solos, o con la mínima intervención humana posible. La  sobreprotección es responsable de muchas inseguridades que pueden ser la causa de perros reactivos.

4. Desconocimiento. Desconocimiento sobre las necesidades físicas y psicológicas de los perros, y desconocimiento sobre los métodos amigables y respetuosos de adiestramiento (la violencia engendra más violencia, no lo dudes y piénsalo antes de castigar a tu perro). Los perros pertenecen a razas con sus propias características, pero también son individuos, con sus preferencia, problemas, gustos, fortalezas y debilidades. Observa a tu perro y descubre cómo es.

5. Y mal manejo de la correa. La correa es la conexión del guía con el perro. Transmite confianza, pero también tensión o desasosiego. Más aún si lo que se emplea es un collar, y más todavía si ese collar es incómodo. ¿No sabes manejar bien la correa? La solución pasa por utilizar un arnés en lugar de un collar. El arnés es como un «seguro para malos manejadores», porque tolera todo tipo de errores por parte del guía, haciendo cómodo el paseo incluso si la persona a cargo no sabe manejar la correa.

Los perros reactivos... ¿nacen o se hacen? Las 5 causas por las que un perro puede ser "reactivo".

Y estos cinco puntos anteriores son acumulativos entre ellos. Así, si un perro más socializado, sobreprotegido, recibe un azote por no sentarse al mismo tiempo que se maneja mal un collar… Puede optar por dos reacciones: esconderse, pedir clemencia (mostrando señales de calma o lenguaje de sumisión)… O si el perro no ve salida a la situación (escape) puede que opten por reaccionar mal, convirtiéndose en «un perro reactivo».

Un comentario en “Perros reactivos ¿nacen o se hacen?

  1. Hola, yo tengo tres perros de entre un año y dos y cuando los saco a pasear a los tres juntos se vuelven muy reactivos cuando ven a otros perros y van con la correa pero he comprobado que si los saco a pasear por separado, se vuelven unos perros tranquilos y se acercan a otros perros sin ladrar. Pensaba que era por el tema de la correa y que podían ser reactivos pero al ver que individualmente no reaccionan así, no sé como afrontarlo para poder sacarlos de nuevo juntos y poder tener los paseos igual de tranquilos que cuando los saco por separado.
    Alguna idea de porque les puede pasar esto??

    Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook