Evaluación funcional en perros, por Susan Friedman

Antecedentes, comportamiento y consecuencias

Artículo original de Susan Friedman, traducido con su autorización por CursoClicker.

Evaluación funcional en perros, por Susan Friedman

Con la conducta operante, la menor unidad de análisis es la contingencia de tres términos: antecedente – comportamiento – consecuencia, o ABC (en inglés, en castellano ACC). Desde la perspectiva del modelo comportamental, el comportamiento se define como lo que hace un animal en ciertas condiciones, y se puede medir. Hipotéticos, constructos psicológicos (por ejemplo la inteligencia, la dominación, la motivación) y vagas etiquetas diagnósticas (agresividad, ansiedad y el trastorno obsesivo-compulsivo) no son comportamientos – son conceptos y los conceptos no pueden causar comportamientos.

El comportamiento y las condiciones observables
Como resultado, estas descripciones son a menudo barreras a la comprensión y al cambio de comportamiento. Con la evaluación funcional, la atención se centra en lo que más necesitamos saber – el comportamiento y las condiciones observables. Este enfoque en la conducta observable no descarta la existencia de cogniciones y emociones internas en animales. Simplemente representa la adhesión a la norma fundamental de la práctica científica: mensurabilidad. Como la tecnología de medición mejora, puede ser que la correlación de comportamientos con cambios internos, como los cambios en la frecuencia cardíaca, pueden mejorar nuestro trabajo con ciertas especies y los problemas de comportamiento.

Las consecuencias son el motor que impulsa la fortaleza futura del comportamiento operante

Las consecuencias son el motor que impulsa la fortaleza futura del comportamiento operante – el propósito mismo del comportamiento. Los antecedentes son las señales que indican la contingencia conducta – consecuencia (BC en inglés, CC en español) inmediatamente posteriores. Por ejemplo, una mano ofrecida (A) puede establecer la ocasión para que un animal se acerque a (B), lo que resulta en atención humana (C). Con el tiempo, el comportamiento de acercamiento puede aumentar como función de la atención, en la presencia de una mano ofrecida. La mano que se ofrece es un predictor de la contingencia acercamiento- atención, y la atención es el propósito al que sirve el comportamiento de acercamiento. Un animal no se acerca porque es dulce, decimos que es dulce porque se acerca. Para un individuo diferente, una mano tendida (A) puede ser señal de una contingencia diferente (BC) – el acercamiento (B) produce confinamiento en una jaula (C). Para este segundo animal, la aproximación disminuye en función del confinamiento en la jaula y la mano tendida puede predecir un mordisco que se verá reforzado por escapar de la jaula. Este animal no muerde porque es dominante, sino más bien, se le llama dominante porque muerde.

Comportamiento Vs Consecuencias
En la naturaleza de la conducta animal está cambiar lo que hacen en base a los resultados de hacerlo. De esta manera, el comportamiento es seleccionado por las consecuencias1: Comportamientos que producen los resultados deseados, se repiten; comportamientos que producen consecuencias aversivas se modifican o suprimen. El comportamiento es una herramienta de propósito, parte de la dotación biológica de cada animal, que se utiliza para influir en el entorno. Incluso las bacterias cambian lo que hacen basándose en las consecuencias de hacerlo.2

Evaluación funcional en perros, por Susan Friedman

Acerca de la Evaluaciòn Funcional
La evaluación funcional requiere habilidades de observación que el cliente puede desarrollar rápidamente. Las siguientes preguntas clave le ayudarán a enfocar sus observaciones sobre el ABC (ACC en español):

• ¿Cómo es el problema en términos de comportamiento real? es decir, ¿qué ves?
• ¿Bajo qué condiciones su animal realiza este comportamiento, es decir, qué eventos lo predicen?
• ¿Qué consigue o evita su animal  mediante la emisión de este comportamiento?
• ¿Bajo qué condiciones su animal no hace este comportamiento?, es decir, ¿cuándo tiene éxito?
• ¿Qué quiere que el animal haga en su lugar?

Las respuestas a estas preguntas mejorarán la comprensión de los clientes del comportamiento problema y su capacidad para predecirlo y cambiarlo. Examinar el ABC revela que realmente no hay problemas de comportamiento, hay situaciones problemáticas. El comportamiento problema es sólo un elemento de situaciones problemáticas. Los otros dos elementos, estableciendo los antecedentes y  las consecuencias relacionadas funcionalmente, son elementos del medio ambiente que se pueden cambiar. A través del proceso de evaluación funcional, los cuidadores están mejor preparados para asumir la responsabilidad de los problemas de comportamiento de sus animales y luego cambiar las condiciones que lo mantienen. Sin esta información, es posible empeorar involuntariamente el problema de comportamiento con una solución defectuosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook