Lectura con perros ¿ayuda a los niños?

Los proyectos de lectura con perros son muy populares, pero poco contrastados

Lectura con perros

No solo en la lectura con perros, cada día hay más  interés en el valor de las interacciones humano-animales (TAA) y sus beneficios para la salud mental y física de las personas, la calidad de las pruebas en que se postulan los beneficios para la salud psicológica de los seres humanos gracias a la ayuda de los animales, a menudo no son del todo claras. Hasta la fecha no existen revisiones sistemáticas sobre los efectos de las TAA en entornos educativos, concretamente en los posibles beneficios percibidos por los niños integrados en proyecto de lectura con perros.

Con la creciente popularidad y la aplicación de estos proyectos de lectura con perros en las escuelas, es esencial que la base de pruebas sobre el valor pedagógico de estas iniciativas esté bien documentada.

Métodos del estudio de lectura con perros
El primer programa de un proyecto de lectura con perros fue establecido en 1999 por Intermountain Therapy Animals, que anunció  lo que denominó “Reading Education Assistance Dogs” (READ).
Los defensores de la lectura con perros argumentan que los perros ayudan a motivar a los niños a leer mediante el aumento de la relajación y la confianza, lo que reduce la presión arterial y ofrece al mismo tiempo un ambiente seguro sin prejuicios en el que practicar la lectura. Pero no existen evidencias a través de comparaciones de grupos de control para apoyar estas afirmaciones.

Sin embargo, en la literatura científica hay pruebas que sugieren que la mejora de la motivación en la lectura mejora el rendimiento, lo que indica que los niños sí están más motivados para leer con un perro, y entonces esto sí podría mejorar sus habilidades de lectura. Esto puede ser especialmente importante para los estudiantes que tienen dificultades para leer, porque las habilidades de lectura limitadas también están asociados con una baja motivación de la lectura. Además, los niños por debajo de la media, a menudo muestran una mayor ansiedad durante la lectura; de hecho la ansiedad en la lectura es una forma bien observada de “condicionamiento clásico” en el ambiente pedagógico. Como ejemplo: un estímulo inicialmente neutro (por ejemplo, la lectura en voz alta) está asociado repetidamente con una respuesta negativa (por ejemplo, el juicio del maestro o burla de otros niños), que resulta en el niño lector en la creación de una asociación entre la lectura y respuestas internas negativas (ansiedad, intensificación de las emociones).

La lectura con ansiedad es común en los niños, y se asocia con síntomas físicos, tales como cara enrojecida, respiración rápida y dolores de cabeza por tensión. La evidencia sugiere que las experiencias positivas pueden ayudar al niño a superar las asociaciones negativas y mostrarse más abierto a las experiencias de aprendizaje

Los programa de lectura con perros argumentan que la lectura con un perro ayuda a los niños a superar estos obstáculos (ansiedad/motivación) mediante el desarrollo de la experiencia de lectura en el aula. La silenciosa presencia del perro como compañero de lectura, puede permitir que el niño trabaje a su propio ritmo y sin miedo a ser juzgado. Sin embargo, no está claro qué evidencia existe para apoyar directamente los principios de los proyectos READ (es decir, la mejora de las capacidades de lectura a través de la lectura con una mayor motivación y reduciendo la ansiedad de lectura gracias a los perros).

En este estudio, utilizando las directrices PRISMA se investigó sistemáticamente la literatura existente para documentar los efectos pedagógicos de la lectura a los perros. Dado que los estudios en esta área están en las primeras etapas de la investigación científica, los investigadores adoptaron amplios criterios de inclusión de documentos, aceptando todos los informes que examinan los efectos medibles relacionados con el tema (los documentos estaban escritos en Inglés). también se incluyeron bases de datos y diferentes documentos durante los meses de enero y marzo de 2015. Los resultados de la búsqueda que se reunieron se evaluaron según los criterios de inclusión, y se discutieron, en relación con el Centro de Oxford. En concreto 27 documentos fueron clasificados como de Nivel 5, 13 como Nivel 4, 7 como Nivel  2c y 1 como Nivel 2b.

Conclusión
Los 48 estudios que cumplieron con los criterios de búsqueda de los investigadores describen efectos positivos de la lectura de los niños a los perros. En particular, los documentos evidenciaron mejoras en los procesos de comportamiento de los niños, que pueden mejorar el entorno en el que se practica la lectura, y por lo tanto dar lugar a un mejor rendimiento de lectura. Sin embargo, la calidad de las pruebas en que se dibujan estas conclusiones es baja, y la mayoría se ha clasificado en el nivel más bajo (nivel 5) sobre los criterios OCEBM. Gran parte de la evidencia se basa en informes ad-hoc que no han pasado por un proceso de revisión por pares. Las conclusiones se basan normalmente en inferencias a partir de muestras de pequeño tamaño. Además, los estudios no utilizan la puntuación ciega, no tienen en cuenta la durabilidad longitudinal de los cambios observados, no lo suficiente para controlar las puntuaciones de referencia o debidamente asignar al azar a los niños a los grupos de intervención o control. Sólo uno de los informes afirma haber llevado a cabo un ensayo controlado aleatorio, pero dado el tamaño de la muestra relativamente pequeña en cada grupo, la calidad de la evidencia sigue siendo baja.

Las evidencias recopiladas  sugieren que la lectura de un niño a un perro puede tener un efecto beneficioso en diferentes procesos de comportamiento que contribuyen a un efecto positivo sobre el medio ambiente en el que se practica la lectura, lo que lleva a un mejor rendimiento de lectura. Sin embargo, la evidencia científica sobre la que se realizan estas inferencias es de baja calidad. Existe una clara necesidad de que el uso de metodologías de investigación de mayor calidad y la inclusión de controles apropiados con el fin de extraer inferencias causales sobre si o cómo leer a los perros puede beneficiar a las prácticas de lectura de los niños. Los mecanismos para ningún efecto siguen siendo una cuestión de conjeturas.

• Más información: Estudio completo “Niños leyendo para perros: Una revisión sistemática de la literatura“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook