Perro reactivo o perro agresivo

Con mucha frecuencia se confunde al perro reactivo con el perro agresivo

Perro reactivo o perro agresivo.

Y lo cierto es que la frontera muchas veces es difusa, y los culpables somos nosotros mismos por utilizar «perro reactivo» como eufemismo para muchos comportamientos relacionados con la agresividad o la dominancia canina.

No hemos sido capaces de encontrar una definición clara a lo que es el perro reactivo, pero sin duda se acerca mucho a ésta: Perros que no son capaces de gestionar situaciones cotidianas, reaccionando desproporcionadamente ante ellas. Y un perro reactivo puede morder, lo que inmediatamente se relaciona con agresividad.

Así que ya sabemos algo muy importante: El perro reactivo lo és por miedo, falta de confianza e incapacidad para hacer frente a situaciones cotidianas (tráfico, otros perros, bicicletas…).

Sin embargo, la agresión (no patológica) es en la mayoría de ocasiones un mecanismo relacionado con la protección de recursos, no con el miedo. Aunque a menudo las fronteras son muy difusas. Un perro puede entrar en agresión por proteger su territorio, su comida, una hembra en celo… Puede llegar a morder, sin duda, pero eso no es reactividad.

¿Cómo se maneja/rehabilita un perro reactivo?
Muchos, muchísimos perros reactivos lo son por problemas de socialización y/o estrés. Y estas dos circunstancias son tratables con programas adecuados de desensibilización, y también actividades de diferentes tipos que permitan bajar los niveles de estrés.

En el vídeo: un típico caso de agresión derivado de reactividad con correa (este tipo de problemas tienen su origen en un mal manejo de la correa de forma continuada).

Para comprender la agresión derivada de la reactividad canina, es imprescindible comprender que existen unos antecedentes que llevan a unos desencadenantes. Nosotros tenemos que manejar las situaciones para que el perro sea capaz de superarlas. Por eso, sistemas de rehabilitación como el BAT (protocolo en el que se maneja la distancia y la intensidad del estímulo, buscando el autorefuerzo en el perro al manejar con habilidad el umbral de reactividad) alcanzan buenos resultados tratando perros reactivos, pero no si se trata de perros agresivos.

6 comentarios en “Perro reactivo o perro agresivo

  1. Tengo unas dudas sobre el video de Sophia Yin
    ¿No es demasiado «enérgica» ?(con un perro que yo creo que necesita calma) Y los tirones del halti son necesarios?
    Pregunto desde la ignorancia :/

    1. Buena apreciación. Sí, en mi opinión es un poco brusca, pero lo cierto es que cada uno tiene que coger «su medida». Y el caso es que el perro parece que tolera bien la presión.

  2. Convivo con una perrita reactiva y he intentado aplicar distintas técnicas a lo largo de estos casi 5 años, y en estos momentos no estoy de acuerdo con ninguna técnica que corrija la posición del perro , prefiero la reducción de estrés y la propia autogestión del perro con la ayuda del compañero humano como guía y referente de calma, reforzando el vínculo a su vez.

  3. Técnicamente no es incompatible la reactividad con la agresividad. Son cosas distintas pero que se pueden dar juntas. El miedo es uno de los mecanismos psicológicos disparadores de la conducta agresiva (entre muchos más). La protección de recursos, técnicamente, no sería un disparador, seria un motivo subjetivo. Es como decir que si una persona le pega a un guardia civil cuando le pone una multa lo hace por agresión a las multas de tráfico.

    Es importante distinguir entre Motivos iniciales subjetivos, mecanismos psicológicos disparadores de la conducta agresiva y el autocontrol que pose un individuo. Ese es el proceso hasta la agresión. Y aunque los motivos encienden mechas debemos trabajar sobre los disparadores y el autocontrol (con trabajos de gestión emocional enfocados a que el individuo aprenda a gestionar sus emociones de forma global)

  4. Soy el de los 3 perros donde 2 se pelearon varias veces y hay un tercero mejor portado del mundo con ambos.
    El perro inseguro venia de una camada donde todos comian juntos, y aca fue atacado por el perro «seguro» por comida, algo que totalmente no se lo esperaba. Desde entonces empezo a tener reactividad en momentos de altos estimulos/excitacion y su respuesta aprendida fue atacarlo…por miedo, por inseguridad.

    Hubo que separarlos. El tercer perro, se lleva bien con ambos. A inicios de la separacion, el perro «inseguro» tenia esos movimientos lentos y tiezos, y esa mirada de reojo al 3er perro…, ya se me hacia que tambien se pelearian, pero el 3er perro, totalmente tranquilo y sumiso, le demostro y se gano su confianza al comportarse totalmente apacible, y amigable, «no soy una amenaza» en multiples ocasiones.

    Ahora cuando hay esos estimulos y excitacion, su respuesta aprendida y enseñada por el 3er perro es jugar. Querer jugar.
    Son hermanos del alma.

    Me da mucho miedo, sin embargo, que eso pueda cambiar si los castro. Podria ser?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

Tu tienda de Mondioring, IGP y trabajo canino

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook