Adoptar un perro, pero ¿cachorro, joven, mayor…?

Si has decidido adoptar un perro, llega el momento de elegir su edad

Al adoptar un perro una de las primeras cuestiones a tener en cuenta debería ser la edad. Todo el mundo prefiere cachorros, pero sin embargo en la mayoría de ocasiones no parece la mejor opción...

Al adoptar un perro una de las primeras cuestiones a tener en cuenta debería ser la edad. Todo el mundo prefiere adoptar cachorros, pero sin embargo en la mayoría de ocasiones no parece la mejor opción…

Adoptar un perro cachorro (2 a 6 meses)

Lo mejor: Un cachorro es una hoja en blanco, le podremos enseñar desde cero. Los cachorros se adaptan con facilidad a los cambios. Son tiernos, amigables, juguetones y encantadores ¡pero no paran hasta que caen rendidos!

Lo peor: Muchas más “obligaciones” que a otras edades (vacunaciones, sociabilización del cachorro, enseñar conductas higiénicas…). Tendrás que preparar su estancia “a prueba de cachorros”, cuando cambie los dientes morderá todo lo que esté a su alcance. No se puede saber su tamaño cuando sea adulto.

Adoptar un perro joven (6 a 24 meses)

Lo mejor: Perfectos para familias activas, aunque algo dispersos :), se les puede enseñar con facilidad. Ya se sabe el tamaño que alcanzará, así como el resto de sus características físicas (tipo de pelo, etc.).

Lo peor: Es la adolescencia… Perros desobedientes, a veces insolentes. La buena noticia es que la “edad del pavo” se les pasa pronto.

Adoptar un perro adulto (2 a 7 años)

Lo mejor: Ya es un perro hecho y derecho. Se puede conocer su tamaño, e incluso si hay un historial algunos apuntes sobre su carácter (si se relaciona bien con otros perros, personas…). A esta edad sigue siendo un perro muy fácil de enseñar, está en su edad dorada. También es la etapa de la vida con menos problemas veterinarios.

Lo peor: Es la mejor edad de un perro, pero necesitan mucha dedicación, precisamente por estar en su plenitud.

Adoptar un perro sénior (más de 7 años)

Lo mejor: Se sabe perfectamente su comportamiento, no hay “sorpresas”. Por pura biología, los perros sénior son más tranquilos. Una motivación importante: adoptar un perro sénior es la experiencia más gratificante que se puede sentir.

Lo peor: No son apropiados para niños, los perros sénior necesitan una vida más tranquila. Puede haber más gastos veterinarios derivados de la edad.

Pero esto son solo algunas pautas, es posible hasta que en ocasiones sean tópicos más o menos acertados, por eso lo más importante de todo es tomarte tu tiempo, conectar con el perro, dejar que todo fluya de forma natural, sin forzar situaciones. ¡Disfruta!

2 comentarios en “Adoptar un perro, pero ¿cachorro, joven, mayor…?

  1. Entiendo que todo lo publicado parte desde el punto que en el caso de los junior y senior se conoce cual es su pasado y sus problemas o en su defecto se han pulido conductas aprendidas no deseables antes de “ponerlos” en adopción……

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook