Dos casos de Leishmania en Madrid en orangutanes

El brote de Leishmania en Madrid de 2009-2016 llegó incluso a los grandes simios

Dos casos de Leishmania en orangutanes en Madrid.

Algunos animales salvajes habían sido reconocidos antes como posibles reservorios de infección por Leishmania infantum (por ejemplo, carnívoros, lagomorfos, roedores, etc.).

Leishmania infantum también se ha identificado infectando humanos y lagomorfos (es decir, liebres y conejos) durante el período 2009-2016 (brote de Leishmania en Madrid), y estos últimos actuaron como los principales reservorios implicados en el brote de leishmaniosis humana en Madrid.

Resultados del estudio 
Se informan dos casos de leishmaniosis clínica en orangutanes (Pongo pygmaeus pygmaeus) alojados en dos centros diferentes en Madrid.

El primero es el caso de un orangután macho de 36 años con una gran pérdida de peso y apatía. Un conteo sanguíneo completo y un perfil bioquímico revelaron anemia, neutropenia, hipoalbuminemia y transaminasas elevadas.

Cuatro meses después, debido al empeoramiento de los signos clínicos (principalmente epistaxis bilateral), se recogieron muestras de sangre y médula ósea. Los amastigotes de L. infantum se detectaron en macrófagos de un aspirado de médula ósea y por reacción en cadena de polimerasa específica.

El segundo caso fue un orangután hembra de 34 años con pérdida de peso severa y apatía y sin otros signos clínicos aparentes.

Un conteo sanguíneo completo y un perfil bioquímico revelaron anemia, pancitopenia e hipoalbuminemia. La esplenomegalia y el derrame pericárdico también se observaron.

Como la leishmaniosis se incluyó en el diagnóstico diferencial, se recogieron muestras de sangre y médula ósea.

La infección por Leishmania infantum se confirmó mediante microscopía, diagnóstico molecular y serología (prueba de inmunofluorescencia de anticuerpos).

Ambos animales se trataron diariamente con miltefosina oral durante 28 días; el alopurinol también se administró ininterrumpidamente en el caso 2 durante al menos 6 meses.

Durante el seguimiento, aunque la recuperación clínica fue clara, la falta de curación parasitológica se confirmó molecularmente en las muestras de sangre y de médula ósea de los dos orangutanes.

Flebotomo, mosquito transmisor de la Leishmaniasis
Macho de mosquito flebotomo. La Leishmaniasis sólo es transmitida por la hembra del «mosquito».

En ambos hábitats, se confirmó la presencia del vector de la mosca de la arena identificado como Phlebotomus perniciosus.

Conclusiones
Hasta donde se sabe, este es el primer informe de la infección por L. infantum en grandes simios y en las especies en peligro P. p. pygmaeus.

Actualmente los investigadores siguen buscando L. infantum en otros primates no humanos que viven en las mismas áreas periurbanas.

Si se detecta, examinarán los impactos de esta grave enfermedad en estas especies en peligro crítico.

• Más información: El estudio se publicó en Parasites and Vectors.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook