Vídeos de Youtube con mordeduras de perros ayudan a los investigadores

Interacción con los perros
Algunas investigaciones previas sugieren que las interacciones «benignas», tal como las perciben las víctimas, pueden no ser agradables para los perros. Por ejemplo, a los perros puede no gustarles que los acaricien en la parte superior de la cabeza, aunque no se aprecia un aumento claro en el contacto táctil con las áreas de la cabeza y el cuello antes de las mordeduras.

Señales de calma
En este análisis se incluyeron los comportamientos de desplazamiento y de apaciguamiento, así como los cambios posturales y las vocalizaciones, ya que a menudo se discuten como anteriores a una mordedura y se enseñan como parte de la educación para la prevención de mordeduras.

Cerca del momento de la mordedura, los perros se identifican con mayor frecuencia como si mantuvieran el cuerpo bajo o en una posición incómoda, y con mayor frecuencia se observaba que sus orejas estaban en una posición no neutral.

Los cambios posturales se han relacionado con perros que experimentan angustia aguda en respuesta a un estímulo inductor de miedo y se han observado cambios en el movimiento de las orejas durante el entrenamiento que implicaba estímulos dolorosos…

Es plausible que estos cambios se detecten aquí ya que algunas interacciones que conducen a una mordedura pueden ser dolorosas o causar angustia a un perro. Sin embargo, no todos los perros en los videos muestran estos cambios y tampoco se observaron cambios claros en el patrón de posición de la cola.

No obstante, como los cambios posturales pueden ser más fáciles de detectar que algunos otros comportamientos más sutiles, y como se observó un aumento en estos comportamientos desde aproximadamente 30 segundos antes de la mordedura, los mensajes de prevención de mordeduras deberían enfatizarse más.

Siguiendo con la escala de la teoría de la agresión, se espera que comportamientos como lamer los belfos o girar la cabeza se intensifiquen y sean reemplazados por comportamientos como gruñir a tiempo antes de la mordida.

El volteo de la cabeza y giro completo, así como la observación, rigidez, chasquido, gruñidos y fruncimiento del ceño se observaron proporcionalmente más a menudo en una acumulación de signos hasta una mordedura, con la cabeza girando y mirando inmediatamente antes de la agresión, como se esperaría de la escala de la teoría de la agresión

Observaron un aumento en estos comportamientos aproximadamente 20 segundos antes de la mordedura, lo que sugiere que una persona que interactúa con un perro tiene tiempo suficiente para alterar su comportamiento en respuesta a estos signos y evitar así la mordedura.

Sin embargo, como el aumento en estos comportamientos es gradual, la persona puede no reconocer su presencia hasta que es demasiado tarde, si es que lo hace. Aunque también hay personas que puede reconocer estos signos y mantener las interacciones .

Comportamientos humanos que inducen a la agresión
Estar de pie sobre un perro, acariciar y contener a un perro son comportamientos que se observaron proporcionalmente con mayor frecuencia en los momentos previos a la mordedura, aumentando aproximadamente 20-30 segundos antes.

Otros comportamientos que no dieron lugar a contacto y otros comportamientos táctiles no siguieron ningún patrón claro.

La alta prevalencia de códigos de «espera» en el tiempo anterior a una mordida sugiere que este comportamiento particular debe enfatizarse en el entrenamiento de prevención de mordiscos.

La alta frecuencia de las conductas de caricias y restricción hace que los consejos de prevención sean complicados, ya que es probable que estos tipos de contactos ocurran cuando una persona está familiarizada con el perro e interactúa con él a diario, de manera rutinaria y habitual.

Estos resultados muestran que la educación del dueño del perro debe enfatizar la idea de todas las interacciones con un perro y, en particular, las interacciones táctiles, como las caricias, debe ser mutuamente consensual, es decir, solo debe ser iniciada por una persona después de que un perro ya haya establecido un contacto o haya mostrado interés en ser acariciado.

Además, puede ser difícil evitarlo en un perro, por ejemplo, para medicarlo o evitar que se escape, y por lo tanto requiere un cuidado adicional. Estos datos remarcan la importancia de enseñar métodos de manejo bajo estrés en entornos veterinarios o similares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

Tu tienda de Mondioring, IGP y trabajo canino

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook