Vídeos de Youtube con mordeduras de perros ayudan a los investigadores

La agresividad canina NO depende de la raza, y SÍ de las experiencias vividas por cada perro.

No hay diferencias significativas en la severidad de la mordida entre los contextos
Esto podría deberse a que puede haber más similitudes entre contextos de mordiscos que diferencias, lo que dificulta la distinción entre contextos.

Sin embargo, el análisis de la media muestral y el intervalo de arranque del 95% sugirió que las mordeduras territoriales en los espacios públicos fueron más graves que otros ataques.

Las mordeduras de perros en el contexto de las interacciones benignas y desagradables y el descanso fueron menos graves, lo que se refleja investigaciones previas.

El análisis también indicó que cuando un perro iniciaba las interacciones (frente a una persona), la gravedad de la mordedura era mayor.

Las mordeduras en el contexto de interacciones «benignas» e interacciones desagradables pueden ser más inhibidas ya que es probable que la víctima involucrada esté más familiarizada con el perro.

También es plausible que las interacciones iniciadas por el perro en general puedan incluir una agresión más ofensiva, mientras que las interacciones iniciadas por el ser humano pueden reflejar una mayor agresión defensiva.

Una motivación diferente para agredir podría explicar las diferencias de gravedad ya que, en casos de agresión defensiva, un perro puede intentar advertir, lo que puede provocar una menor severidad de la mordida.

En general, otras variables predictoras -y, en particular, la ubicación de la mordida en el cuerpo, la edad de la víctima y el tamaño del perro– fueron mejores para predecir la severidad de una mordida que el contexto, De nuevo, esto podría deberse a un tamaño de muestra pequeño o a la forma en que se derivó la medida de gravedad.

En general, puede haber numerosos efectos interactivos entre las variables predictoras que no fueron posibles de explorar en este estudio debido al tamaño de muestra limitado y las diferencias en el número de videos en cada contexto.

El análisis mostró que la severidad de las mordeduras de perros se correlacionó con la duración de un video, independientemente del contexto de las interacciones u otras variables de predicción. Esto podría deberse a que una persona que fue atacada por más tiempo recibió lesiones más serias o porque los ataques más largos simplemente tienen una mayor calificación de gravedad.

Los factores de riesgo para las mordeduras de perros
Además, no todas las variables que a menudo se citan en la literatura como factores de riesgo para mordeduras se utilizaron como variables de predicción en el modelo, ya que no siempre fue posible discernirlas del video.

Tampoco se incluyo la raza como variable predictiva debido a problemas documentados en el reconocimiento de una raza concreta basada en características visuales y un pequeño número de perros en cada categoría de raza.

Un enfoque que podría utilizarse en el futuro en muestras más grandes es el modelado al estilo de sistemas, como el uso de análisis de red, que identificaría los efectos interactivos entre las variables que producen mordeduras y/o influye en la severidad de la mordedura.

Youtube como herramienta de trabajo
El uso de YouTube para estudiar las mordeduras de perros permitió realizar observaciones de mordeduras de diversa gravedad, en entornos naturalistas y en una variedad enorme de contextos.

El beneficio de este enfoque es que permite estudiar los comportamientos humanos y caninos que preceden a las mordeduras de perros, lo que no es posible con otros métodos retrospectivos. Sin embargo, la muestra generada a través de la búsqueda de YouTube está sujeta a algunos sesgos ya que la frecuencia de las mordeduras en un contexto determinado y las características de la víctima y el perro podrían reflejar la probabilidad con la que se filman estas interacciones y el sesgo de autoselección para subir videos en línea.

La calidad de los videos y estilos de edición variaron en la muestra, lo que significaba que no es posible recopilar un buen nivel de detalle de cada video.

El tamaño pequeño de la muestra significaba que el análisis del lenguaje corporal debía restringirse a simples estadísticas descriptivas,

Además, el análisis es limitado porque el puntaje de severidad de la mordida refleja la percepción de la gravedad como se observa en el video, ya que es imposible evaluar el alcance completo de cada lesión.

Es plausible que, como las heridas por punción pueden ser más difíciles de identificar en algunos videos, a veces se subestima la gravedad. El mismo puntaje en severidad podría, por ejemplo, reflejar diferentes elementos de la mordida; los videos en el contexto del juego pueden tener un puntaje de severidad alto debido a la cantidad de mordiscos en un video mientras que los mordiscos en el contexto de agresión territorial podrían tener un puntaje alto debido a heridas punzantes y movimientos desgarrantes del perro, mientras que en la realidad más tarde causaría más daño.

Conclusión
En resumen, este estudio sobre mordeduras de perros utilizó un enfoque novedoso para analizar las interacciones entre humanos y perros en contextos naturales. Los investigadores descubrieron que a pesar de los posibles sesgos de esta muestra, las características demográficas de las víctimas y los perros que se ven en los videos de YouTube reflejan los que se encontraron en publicaciones anteriores.

Aunque el análisis no permitió la exploración de la relación causal entre el comportamiento humano y las mordeduras de perro, observaron que el contacto táctil con un perro aumenta aproximadamente 20 segundos antes de una mordida, como lo hace el estar parado o inclinado sobre un perro.

Los mensajes de prevención de mordeduras de perros deberían enfatizar el riesgo de inclinarse sobre un perro y simplemente aconsejar evitar el contacto con un perro cuando sea posible o existan dudas (por ejemplo, cuando se interactúa con un perro desconocido). En una etapa anterior a una mordida, los cambios en la postura del cuerpo del perro fueron más obvios que los cambios en las conductas de apaciguamiento y desplazamiento también fueron observados con frecuencia.

• Más información: Estudio completo en revista Nature.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook