Collares eléctricos prohibidos en Inglaterra

La prohibición de los collares eléctricos en todo el Reino Unido salvará cientos de miles de perros de dispositivos de entrenamiento aversivos

(Nota de prensa del Kennel Club Britanico).

La campaña del Kennel Club #BanShockCollars, que ya suma diez años, finalmente ha llegado a buen término con la noticia de que Defra prohibirá completamente el uso de collares de descarga eléctrica con control remoto en Inglaterra.

Esta noticia llega a continuación de la prohibición en Gales en 2010 y la prohibición efectiva en Escocia cuyo borrador se ha publicado recientemente.

Con el 5 por ciento de los dueños de perros que supuestamente usan collares de descargas eléctricas, una prohibición completa de su uso en todo el Reino Unido debería significar que medio millón de perros se salvarán de ser entrenados por estos dispositivos altamente aversivos.

Los collares eléctricos entrenan a los perros a través del dolor y el temor a más castigos en lugar de una voluntad natural de obedecer
Pueden destruir la relación perro-humano que muchos dueños de perros disfrutan con sus compañeros caninos y a menudo pueden llevar a problemas de comportamiento adicionales ya que los perros asocian los choques con otros factores además del original que el dueño del perro estaba tratando de resolver.

Se comercializan varios modelos de collares eléctricos (aproximadamente 170) fácilmente disponibles, que van desde £ 10 hasta más de £ 200 (15-300 euros). Los collares más baratos normalmente tendrán una sola configuración, mientras que los collares más caros tienen una gama de intenidades de descarga, desde 1-100.

La investigación publicada por Defra concluyó que el uso de collares eléctricos como método de entrenamiento tiene un impacto negativo en el bienestar a largo plazo en los perros.

Además, una encuesta independiente encargada por el Kennel Club en 2014 descubrió que el 73% de la población británica está en contra del uso de collares de descargas eléctricas y el 74% apoyaría al Gobierno al prohibir su uso.

El Kennel Club cree firmemente que todos los perros deben ser entrenados usando métodos humanos, basados ​​en recompensas. Se ha comprobado que estos son altamente exitosos en la modificación del comportamiento, incluida la agresión, sin someter a los perros a la crueldad.

El Kennel Club revitalizó su campaña #BanShockCollars en Escocia e Inglaterra a finales de 2017, tras extensas consultas escocesas y un creciente grupo de “adiestradores con collar de electrochoque” organizados por ciertos entrenadores de perros en Escocia e Inglaterra.

Tras un evento de alto nivel en el Parlamento escocés a finales de 2017, el Gobierno de Escocia anunció una prohibición efectiva de collares eléctricos y vallas (pastores eléctricos)  que ahora se ha elaborado. Después de esta campaña, se aumentaron los esfuerzos en Westminster, lo que llevó al anuncio de una consulta a principios de este año.

Aunque es desalentador que los gobiernos galeses y escoceses reconozcan la importancia de prohibir las vallas eléctricas invisibles y el gobierno de Westminster no, la prohibición total de los dispositivos de descarga eléctrica de control remoto es muy bienvenida y desde el Kennel Club aplauden a Defra por moverse tan rápido para prohibirlos“, declara desde el Kennel Club.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook