Vuelta a la vida «normal» ¿le afecta a los perros?

La vuelta a la normalidad puede afectar a los perros (y a nosotros)

Que los perros son el reflejo de sus familias humanas es un hecho, pero ¿cómo debería ser el dueño "perfecto"? Seguro que todos tenemos algo de cada uno de estas cinco tipologías de dueñ@s de perros...

Se acabaron los vacaciones (para casi todos, si todavía tienes días por delante pasa de largo, disfrútalas 😉 ). Y algunos perros sensibles lo pasan mal durante la vuelta, así que  para hacerlo lo más llevadero posible te damos 10 pautas que lo harán un poco más sencillo.

  1. Retoma las salidas normales poco a poco. Si durante las vacaciones has cambiado el ritmo, los horarios… Intenta retomar la normalidad poco a poco, en unos días. Los cambios drásticos no le gustan a muchos perros, a ellos les gusta que todo sea predecible y controlable, sobre todo a los más inseguros.
  2. Pasea más de lo habitual. Si ves que tu perro está algo intranquilo te ayudará que durante las primeras semanas los paseos sean algo más largos o más frecuentes.
  3. Pero practicando actividades tranquilas. Los paseos no tienen por qué ser siempre «explosivos», tu perro puede salir simplemente a olfatear arbustos e interactuar con otros perros estables.
  4. Evita todo lo que suponga excitación. No se trata de evitarlo «para siempre», porque estaríamos favoreciendo que nuestro perro no pudiera gestionar situaciones estresantes en el futuro. Ahora, solo ahora, vamos a poner las cosas un poco más sencillas.
  5. La temida ansiedad por separación. Algunos perros desarrollan ansiedad por separación al volver de las vacaciones. No es deseable, claro que no, pero se puede solucionar con un protocolo adecuado. Si no te ves capaz de mejorar la situación, acude a un profesional de modificación de conducta, en pocas semanas notarás mucha mejoría.
  6. Compra juguetes nuevos. Los perros, de cualquier edad, siempre deberían tener juguetes disponibles, así que la vuelta de las vacaciones es una buena excusa para comprar alguno nuevo ¿verdad?
  7. Tres ideas para reducir el estrés en el perro. Aquí te propusimos un plan de reducción de estrés para perros, pero si quieres algo para empezar ya: Reparte la comida en tres tomas, reducirás la ansiedad; Algo que masticar (y que dure, astas de ciervo por ejemplo); juegos de olfato (juegos de búsqueda).
  8. Practica trucos de obediencia. La obediencia basada en el refuerzo positivo implica concentración, y la concentración conlleva dos efectos que estamos buscando: Cansa (además mucho) y evita estar pendiente de otros estímulos. Practicar trucos o comportamientos útiles, no importa, siempre será beneficioso para nuestros perros.
  9. Ante todo mucho calma. Fue el primer disco de Siniestro Total, y también debe ser nuestro lema principal. Olvida los gritos, los castigos (que con seguridad reforzarán la conducta que quieres evitar) y los malos rollos. Si tu perro es sensible a los cambios la respuesta por nuestra parte debe ser tranquilidad, paciencia y comprensión.
  10. Y aterriza tú también. Los estados de ánimo se contagian, y entre los humanos y los perros también. Así que aplícate el cuento y aterriza lo mejor posible sin malos rollos, que esto no tiene remedio, hay que volver a la rutina ¡y cuanto antes lo consigas mejor para todos!

Los psicólogos aseguran que la llamada «depresión post-vacacional» tiene una duración de unos 10 días, con los perros puedes necesitar un poco más de tiempo, pero en unas semanas ellos también volverán a la normalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook