Deslorelina, la alternativa a la castración física

Deslorelina: 5 pasos para descubrir la alternativa a la castración física

Deslorelina, la alternativa a la castración física.

Si eres de los que siempre ha rechazado la castración por miedo a los riesgos que puede implicar la anestesia para tu mejor amigo, te presentamos una alternativa no invasiva: la esterilización médica reversible.

Este tipo de esterilización, además de evitar camadas indeseadas, también permite hacer un test previo de los efectos que la castración quirúrgica tendrá sobre el comportamiento de tu mejor amigo, y evaluar si éste mejora o empeora.

Visitar a tu veterinario, comentar con él tu decisión y plantear juntos un plan de acción, colocar el implante, comprobar los resultados y repetir el proceso cada 6 meses, son los 5 pasos con los que evitarás que tu mejor amigo tenga que pasar por quirófano.

Son muchos los propietarios que cuando deciden plantearse la castración de sus perros presentan cierto miedo a la cirugía y a los efectos que ésta puede provocar.

Y si bien es cierto que se difunde ampliamente que una reducción de la testosterona (asociada con la amputación de los testículos) puede inducir una mejora en comportamientos no deseados, como hipersexualidad, escapadas, marcajes de orina o agresividad; no se conoce tanto que, en muchas ocasiones estos comportamientos no deseados pueden no desaparecer e incluso, en algunos casos, empeorar.

Con el fin ofrecer una solución alternativa que preserve la integridad física del animal y a su vez pueda servir como test de los efectos que la opción quirúrgica puede provocar en tu mejor amigo, Virbac, primera compañía independiente dedicada exclusivamente a la salud animal a nivel mundial, ha desarrollado la esterilización médica reversible: un pequeño implante que contiene 4,7 mg de acetato de deslorelina, de tamaño parecido a un microchip y que se coloca bajo la piel en el tejido subcutáneo.

Para descubrir todos sus beneficios y su facilidad de aplicación, la compañía propone 5 sencillos pasos:

Paso 1: Consulta con tu veterinario de confianza

Él es tu aliado y con quien debes compartir tus miedos. Si crees que la mejor opción para ti es la esterilización médica reversible, pregúntale por ella directamente. Si no te acuerdas del nombre técnico, recuerda que es la castración mediante un implante en la piel y que NO implica operación.

Paso 2: Define con él un plan de acción

Estableced cuándo queréis llevar a cabo la colocación del implante y qué seguimiento será necesario a posteriori para comprobar los efectos de la esterilización, tanto en la producción de espermatozoides de tu peludo, como en su actitud y estado físico.

Paso 3: Acude a tu clínica veterinaria para colocar el implante de deslorelina

Cuando acudas al profesional veterinario, este procederá a colocarle por vía subcutánea un pequeño implante blanco y ceroso que contiene 4,7 mg de acetato de deslorelina.

No te asustes, la aplicación será parecida a cuando le pusiste el microchip: un pinchazo sin anestesia ni cirugía y ¡listo! Además, en la aguja quedará un plástico azul que es el espaciador, y que garantizará que el implante se ha colocado correctamente.

Paso 4: Comprueba los resultados en casa

En muchas ocasiones tras la colocación del implante podrás incluso palparlo bajo la piel. También observarás como éste va progresivamente reduciendo el tamaño de los testículos de tu perro.

No te preocupes, es buena señal pues significa que el implante está haciendo su función. El efecto se extiende hasta un mínimo de 6 meses.

De esta forma, podremos comprobar los efectos de la castración sobre nuestro mejor amigo y su comportamiento, teniendo la posibilidad de retirarlo o no colocarlo de nuevo en el caso de que los resultados no sean los esperados.

La función reproductiva simplemente quedará aletargada, pudiendo variar entre 6 y 18 meses el tiempo que tardará en recuperar completamente su fertilidad.

Paso 5: Repite el proceso cada 6 meses, tantas veces como quieras

Al tratarse de una esterilización sin cirugía, es necesario repetir este proceso cada 6 meses si se ha quedado satisfecho con los resultados. Lo mejor es que reserves la próxima cita con tu clínica veterinaria para la renovación periódica del implante.

Esta acción, está enmarcada dentro de la campaña “Se puede hacer tortilla sin romper huevos”, que busca dar a conocer a veterinarios y a propietarios de mascotas esta alternativa reversible a la castración quirúrgica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pienso natural Greenheart

Tu tienda de Mondioring, IGP y trabajo canino

¡Gracias por visitarnos!

Puedes encontrar más información y noticias del mundo del perro en la página principal de doogweb o en Facebook