Pienso natural KNINE

Viajar en coche con perros: al menos un 12 por ciento de los trayectos son peligrosos

Recordamos en estas fechas el informe “Animales de compañía y Seguridad Vial”, que aborda los desplazamientos realizados por un 36% de los conductores españoles, con más de un 12% de ellos sin usar ningún sistema de retención específico

En caso de accidente a 50km/h, el peso de cualquier animal que viaje suelto en el habitáculo se multiplica por 35, con el consiguiente peligro para los ocupantes

Un sistema de retención adecuado, controlar la temperatura del habitáculo y vigilar al animal durante las paradas son solo algunos de los consejos para garantizar su bienestar durante los desplazamientos.

Estamos ya inmersos en los meses de vacaciones y también en el momento clave del inicio de los desplazamientos a los destinos estivales.

Los viajes de este año están marcados por el impacto de la crisis del COVID-19 y, en este sentido, muchas personas elegirán moverse por carretera para llegar a sus destinos. Un 36% de estas personas se desplazarán junto a sus animales de compañía, y a pesar de que son considerados un miembro más de la familia, a la hora de subirlos al coche no siempre son tratados como tal, ya que en el 12% de los casos viajan incorrectamente, hasta el punto de poner en peligro tanto su vida como la del resto de ocupantes del vehículo.

Por este motivo, Royal Canin y el RACE prepararon el informe “Animales de compañía y Seguridad Vial”, que ha contado con el apoyo de #eresresponsable del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), y de la DGT, y que aborda los desplazamientos con animales de compañía desde todos los puntos de vista posibles.

En concreto, el informe incluye unas pruebas en pista que simulan diferentes situaciones de riesgo al viajar con animales en el vehículo, datos oficiales de la DGT sobre siniestralidad, consejos para el bienestar del animal durante los desplazamientos y una encuesta de investigación con una muestra por encima de las mil personas, así como la legalidad vigente.

Encuesta a más de 1.300 conductores
Más del 36% de los españoles viajan con sus mascotas, según la encuesta incluida en el informe y que ha sido realizada a más de 1.300 conductores de nuestro país.

Entre aquellos que contestaron afirmativamente, el 92% suelen desplazarse con​ su perro, mientras que el 15% lo hacen con su gato y un 5% con animales de pequeño tamaño (ave, cobaya, hámster, reptil…).

Un 66% de estas mascotas pesan menos de 20 kilos, y hay un 17% que superan los 30 kilogramos. Al preguntar sobre cómo realiza sus desplazamientos con el animal de compañía, es clave el conocer si lleva al animal en un sistema de retención específico u otro sistema de seguridad para la mascota.

En este sentido, un 87,4% afirma utilizarlos, un 11,5% opta por colocar al animal en el maletero, separado de los ocupantes, pero no utiliza ningún sistema de retención o protección, ni barras o redes separadoras, y sólo un 1,1% reconoce llevar al animal suelto en el
vehículo o en brazos de un ocupante.

De los sistemas de retención utilizados, un 62% de los encuestados utilizan cinturones de seguridad o arneses para sus mascotas, un porcentaje que en el año 2011 se situaba en el 45%, lo que significa un mayor uso de estos sistemas que se utilizan en combinación con el cinturón del vehículo o los anclajes IsoFIX.

Sobre el resto de los sistemas, un 12% utiliza transportines sujetos al asiento con el cinturón, un 10% de los usuarios utiliza transportines en el maletero, un 8% utiliza barras o redes separadoras y un 4% utiliza transportines colocados en el suelo.

Pruebas en pista con vídeos para evidenciar los peligros
Royal Canin y el RACE, en colaboración con otros clubes europeos (ADAC, de Alemania, y ÖAMTC, de Austria), ha realizado unas pruebas en pista con muñecos de perros que pretenden escenificar situaciones de riesgo para los ocupantes y los animales, según el tamaño del animal (4,8 Kg, 12,8 Kg y 25 kg), su posición en el vehículo y el sistema de retención utilizado, realizando para ello maniobras bruscas de conducción, como frenadas de emergencia a más de 100 Km/h y maniobras de esquiva (volantazos) a 95 Km/h.

Como se puede ver en los vídeos de las pruebas, un animal no sujeto puede convertirse en un gran riesgo al salir proyectado en una frenada de emergencia o al dar un volantazo, pudiendo provocar un accidente de tráfico y sobre todo haciendo que este accidente pueda tener consecuencias más graves para los ocupantes del vehículo y para el propio animal. No podemos olvidar que un perro de tamaño pequeño, de en torno a unos 5 kilogramos, en el caso de un accidente a una velocidad de 60 km/h, multiplica aproximadamente por 56 su peso debido a la inercia.

Es decir, saldría disparado con un peso que equivaldría a un objeto de 280 kilogramos, de ahí la importancia de ir correctamente sujetos al vehículo.

Otro aspecto importante a tener en cuenta a la hora de sujetar a la mascota es que, si un animal está conmocionado y posiblemente herido tras un accidente de tráfico, y puede moverse libremente por el habitáculo al no viajar sujeto, puede​
1. Nunca se debe viajar con un animal suelto por el habitáculo. Existen riesgos importantes para él mismo y los demás ocupantes y,
además, pueden representar un peligro para los equipos de rescate en caso de un accidente. Puede implicar una sanción de hasta 100 euros.

2. Hay que elegir un sistema de retención adecuado. Entre los sistemas disponibles están los arneses de sujeción (con un sistema de unión corto y estable), los transportines o los separadores del habitáculo, que deben ser firmes y estar bien anclados para evitar desplazamientos.

3. Evitar colocar objetos junto al animal. En caso de impacto puedan salir despedidos

4. Controlar al animal en las paradas de descanso. al abrir el maletero o la puerta del vehículo el animal puede salir corriendo y provocar algún incidente.

5.Nunca, bajo ningún concepto o circunstancia, dejar al animal en el interior del vehículo con altas temperaturas. Ni siquiera en una zona de sombra o con las ventanillas abiertas.

6. Realizar paradas cada dos horas. Así el animal podrá orinar o defecar, pasear e hidratarse.

7. Controlar el posible mareo. Si el animal tiene tendencia a marearse, es preferible no darle de comer o beber en las horas previas al viaje. En las paradas aprovechar para que beba, pero una pequeña cantidad.

8. Vigilar la temperatura del vehículo. , Asegurando una ventilación adecuada en todo momento

9. Acostumbrar al animal al sistema de sujeción. Si suele desplazarse en su vehículo, acostúmbrele desde cachorro a viajar sujeto, en transportín o separado por un sistema que impida el acceso al habitáculo.

10. Nunca sujetar al animal con su correa. No es un sistema de retención y supone un riesgo importante de lesiones, tanto para él como para el resto de los ocupantes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *