Pienso natural KNINE

Los problemas de piel más comunes de perros y gatos en verano

Nuria Falcón nos habla sobre cómo desde los parásitos a alteraciones cutáneas por alergias, el agua salada o incluso el calor excesivo complican la vida al mejor amigo del hombre

Nuria Falcón, veterinaria y responsable de producto de Laboratorios Ozoaqua nos habla de ello: “Existen una amplia variedad de causas que desencadenan los problemas dermatológicos de perros y gatos”.

Nuria Falcón, veterinaria y responsable de producto de Laboratorios Ozoaqua nos habla de ello: “Existen una amplia variedad de causas que desencadenan los problemas dermatológicos de perros y gatos”.

Llega el buen tiempo y con él se incrementan los problemas de la piel en nuestras mascotas. Desde parásitos a alteraciones cutáneas por alergias, incluso el agua salada o el calor excesivo complican la vida al mejor amigo del hombre.

Si notas que tu perro se rasca en exceso o que tiene alguna pequeña lesión en la piel, tal vez tengas que consultar con tu veterinario ante la posibilidad de que tu mascota tenga un problema dermatológico
Unos problemas que cuentan ahora con los aceites ozonizados como una de las soluciones a estas alteraciones que complican el día a día de perros y gatos y que los Laboratorios Ozoaqua asume como “propias” comercializando su nueva línea Ozovet de venta en farmacias y clínicas veterinarias.

Existe una amplia variedad de dermatosis caninas y una amplia variedad de causas que desencadenan los problemas dermatológicos. Nuria Falcón, Veterinaria y Responsable de desarrollo de producto Ozovet en Laboratorios Ozoaqua nos acerca a esta problemática.

¿Cuáles son los problemas dermatológicos más habituales en el perro?
Existe una amplia variedad de dermatosis caninas y una amplia variedad de causas que las desencadenan. Son comunes las dermatitis de tipo bacteriano, fúngico y parasitario, como pueden ser la dermatofitosis, la pioderma, la dermatitis por Malassezia o los diferentes tipos de sarna.

También son comunes enfermedades de tipo endocrino con manifestación cutánea, enfermedades autoinmunes que afectan a la piel y tumores cutáneos de tipo benigno o maligno. Pero a día de hoy, las grandes protagonistas de la dermatología, tanto canina como humana, son las dermatitis de tipo alérgico, como la dermatitis atópica canina (DAC), la dermatitis alérgica a la picadura de pulgas (DAPP) o las reacciones adversas al alimento (RAA).

En concreto, la DAC es la patología cutánea canina de mayor prevalencia -afirma Nuria Falcón-. Se trata de una predisposición genética a presentar hipersensibilidad frente a alérgenos ambientales como los ácaros, el polen, los hongos, las descamaciones epidérmicas y los insectos.

¿Qué síntomas nos pueden indicar que nuestro perro tiene un problema en la piel?​
Es sencillo percibir que algo no va bien a nivel cutáneo ya que la piel es un órgano palpable y observable. El espectro de manifestaciones en piel y pelo que alertan de problemas dermatológicos es amplio. Existe una retahíla de denominaciones específicas para las lesiones cutáneas típicas: habones, pápulas, pústulas, máculas, collaretes epidérmicos…

Cada una tiene sus particularidades; pero, en general, con ser capaces de identificar la presencia de pequeños abultamientos, cambios de coloración, descamación, costras o cualquier otra anormalidad que llame nuestra atención, es suficiente para indicarnos que estamos ante una lesión dermatológica.

Uno de los signos por antonomasia que aparece de forma muy frecuente en diversos tipos de procesos cutáneos es el picor y todas sus manifestaciones asociadas como pueden ser el rascado, las lesiones producidas por el rascado (excoriaciones), el lamido, el mordisqueo, el frotamiento contra objetos, la coloración rojiza por efecto de la saliva, el aplastamiento del pelo, la alopecia, el enrojecimiento, el engrosamiento de la piel o la hiperpigmentación (adquisición de una coloración oscura).

Los problemas de piel más comunes de perros y gatos en verano.

¿Cómo debemos actuar ante un problema dermatológico de nuestra mascota? ¿cuándo deberíamos preocuparnos y acudir al veterinario para que valore el problema en la piel de nuestra mascota?
Siempre se debe priorizar la prevención al tratamiento. Es importante que los responsables de las mascotas nos concienciemos de que las revisiones veterinarias deben ser periódicas e independientes de la aparición de síntomatología que nos preocupe y, por supuesto, ante la observación de cualquier signo que reconozcamos como extraño, ya sea de expresión cutánea o no, debemos solicitar una cita para consulta veterinaria.

Los perros, aunque sea lo único que les falte para demostrarnos lo cerca que estamos (al menos a nivel emocional), no hablan. Es común que no manifiesten signos de molestias o que no nos resulte sencillo reconocerlas y, por este motivo, la detección precoz de algunas enfermedades se ve limitada, con el consecuente perjuicio que esto conlleva a la hora de alcanzar el éxito en el tratamiento. En este sentido, la detección de problemas dermatológicos juega con ventaja ya que la piel es un órgano externo y observable. Sin embargo, la similitud en cuanto a lesiones y sintomatología en las diferentes patologías dermatológicas, hace realmente difícil que podamos siquiera orientarnos en cuanto la causa, que muchas veces ni siquiera se encuentra en la piel. Esto, que resulta contraintuitivo, es un punto importante.

Normalmente en una lesión cutánea no vemos un riesgo acusado; sin embargo, sin experiencia, en algunos casos es difícil discernir si la patología está afectando exclusivamente a la piel o está involucrando otros órganos. Por eso se hace imprescindible la consulta veterinaria. Incluso perros que ya han padecido alguna afección cutánea pueden, a posteriori, mostrar la misma sintomatología y estar padeciendo una patología distinta y que requiera de un protocolo terapéutico distinto al que había recibido la primera vez.

Cabe señalar que algunas dermatosis de tipo infeccioso pueden ser contagiosas para otros animales o para las personas, por lo que solicitar una consulta es una obligación, no sólo con nuestra mascota, si no con la salud pública.

Y añade Nuria Falcón: Por otra parte, el abordaje de procesos patológicos en su fase inicial suele implicar mejor tasa de éxito y recuperaciones más rápidas. Por la contra, la dilación en la aplicación de las medidas terapéuticas adecuadas tiene como consecuencia el aumento del riesgo de cronificación, recidivas y complicaciones secundarias al proceso primario que, además de comprometer la salud y el bienestar de nuestras mascotas, incrementan de forma acusada el coste total del tratamiento.​

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *