Pienso natural KNINE

Aceite de CBD en perros: ¿para qué sirve?

CBD en perros, así se utiliza, para qué y cómo

Aceite de CBD en perros: ¿para qué sirve?

Desde hace un tiempo la abreviatura CBD (cannabidiol) se ha popularizado por sus efectos tan positivos en numerosas dolencias, sobre todo, las relacionadas con el dolor, tanto en humanos como en algunos animales ¿podemos beneficiarnos entonces del uso del aceite de CBD en perros?

El CBD es uno de los 120 fitocannabidoides de la planta del cáñamo (cannabis sativa) y tiene propiedades beneficiosas sin producir efectos psicotrópicos de otro cannabidoide, el THC (tetrahidrocannabinol).

En concreto, el aceite de CBD se encuadra dentro de los alimentos derivados del cáñamo autorizados para ser comercializados en la UE. Proviene de las flores de cáñamo industrial (variedades de semillas con un alto grado de CBD de forma natural), no debe llevar ningún añadido y su contenido en THC tiene que estar por debajo del 0,2%.

Los humanos y otros mamíferos como perros y gatos tenemos sistema endocannabidoide, encargado de equilibrar procesos metabólicos y funciones como el sueño, el dolor, el apetito, etc.

Por eso reaccionamos tan bien al cannabidoide CBD y nos beneficiamos de sus propiedades antiinflamatorias, ansiolíticas, neuroprotectores, etc . como reflejan numerosos estudios.
.
¿Cómo ayuda el CBD en perros?
El aceite de CBD en perros es beneficioso en múltiples dolencias:
Dolor. Reduce el dolor en casos de artrosis, artritis, osteoartritis, displasia, enfermedades dentales , etc.

Además, aumenta el efecto de los antiinflamatorios y condoprotectores. También ayuda en síntomas que acompañan en ocasiones al dolor como el insomnio y las náuseas.

Problemas en las articulaciones. Es un antiinflamatorio natural sin los graves efectos secundarios que los medicamentos generan en muchos casos. Ayuda a reducir la inflamación aún más y el dolor asociado con ella. Está indicado en casos de artritis, displasia de cadera y codo, torceduras y esguinces, y ligamentos rotos.

Alergias. Es inmunomodulador, es decir, regula el sistema inmunitario controlando los procesos de alergias y picores. Ayuda en casos de piel seca y picazón, además de impulsar el crecimiento de nuevas células cutáneas sanas.

Convulsiones y epilepsia. Actúa de forma sinérgica con los fármacos para la epilepsia, pudiéndose reducir en muchos casos la medicación, ya que el CBD es capaz de reducir la frecuencia y la gravedad de las convulsiones.

Estudios como el de la Universidad Estatal de Colorado reflejaron que el 89% de los perros que recibieron CBD sufrieron menos convulsiones.

Ansiedad. Modula la ansiedad, el miedo y calma la agresividad, restableciendo la deficiencia de serotonina perdida. También ayuda a regular el apetito, estabilizándolo a corto y medio plazo. Tarda de 5 a 20 minutos en funcionar, aunque parecen ser más efectivos los tratamientos durante periodos continuados.

Función cognitiva de las neuronas. Produce un efecto antioxidante y neuroprotector. Cáncer. Hay estudios que apuntan a que el CBD puede bloquear las células cancerígenas para evitar el avance del efecto tumoral y, además, minimiza la toxicidad de los fármacos quimioterápicos.

También alivia las náuseas asociadas a muchos tratamientos contra el cáncer.

La toxicidad del aceite de CBD en perros es prácticamente nula, pero como con cualquier sustancia, hay que administrar la cantidad adecuada en cada caso. En cuanto a sus poco frecuentes efectos secundarios, el más común es la somnolencia. A mucha distancia están: apetito, falta de energía, náuseas o vómitos. ​

En Herbolario para animales Sol de invierno han reunido una amplia oferta de aceite de CBD de calidad (extracción con CO2 supercrítico) en distintos porcentajes (en líquido y pastillas) y con dosificación recomendada para perros y gatos. Visita su tienda online.

¿Cómo usan el CBD en veterinaria?
Si vuestro perro está tomando medicamentos, os recomendamos una consulta previa con un veterinario integrativo porque el CBD modifica la metabolización de algunos medicamentos (ej. esteroides, medicamentos para la alergia, para la ansiedad, para el hígado, los riñones o el corazón, o AINE).

En estos casos, hay que ajustar la dosis de CBD y de medicación, ya que a veces el cambio del metabolismo del CBD es tan positivo que se podrán reducir o eliminar ciertos medicamentos.

Así usan el aceite de CBD algunas veterinarias:
«Utilizo el CBD sobre todo en patologías neurológicas, en el cáncer y para el manejo del dolor. En muchos casos reduce la sintomatología y combinado, incluso la revierte», Virginia Castedo.

«He recomendado a algunos pacientes con dolores intensos, con epilepsia o demasiado nerviosos hasta el punto de desarrollar una patología por esa forma de ser. Los resultados suelen ser satisfactorios a las dosis adecuadas», Rocío Puche, El Nahual.

«Lo empleo en dolor crónico, insomnio, ansiedad y epilepsia», Alba Sánchez, Edelvet.

«Lo usamos a menudo para diferentes aplicaciones. Como analgésico, como complemento en animales con dolor y que no toleran antiinflamatorios químicos, o bien cuyos responsables prefieren la vía natural. En algún perrito geriátrico nos ha ayudado a controlar temblores de origen neurológico», Edurne Cornejo, Vetsana.

« Me gusta mucho el CBD y lo uso en gatos con hiperestesia o muy nerviosos. Es una herramienta más, una ayuda extra» , Amaya Espíndola, Felvet.

«Empleo CBD especialmente como terapia de ayuda con los síntomas secundarios en casos de cáncer. El dolor lo trato principalmente con acupuntura» , Ana del Moral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *